Spidergirl supone una reinvención del superhéroe arácnido, donde recupera los hitos de su predecesor

Spider-Man: Un nuevo universo ha supuesto un taquillazo inesperado para Sony que ha visto cómo la crítica la ensalzaba, mientras que el público acudía en masa a las salas. Esta cinta de animación, que ya está en el mercado doméstico, logró más de 300 millones de dólares en poco más de cinco semanas, un hito en una película de este género y alejada de los convencionalismos de Disney, Pixar o Universal. Y entonces llegó Spidergirl. Una vuelta más que cantada.

Marvel tiene una larga tradición en lo que a creación de universos paralelos se refiere. Tal es así que en 1977 inauguró una colección para albergar esa clase de historias ambientadas en futuros alternativos. La serie What if…? vivió su etapa dorada entre 1977 y 1984 en la que los mayores talentos creativos desplegaban su pericia dando rienda suelta a sus alocadas narraciones. Historias como Y si Spiderman se hubiera unido a los 4 fantásticos o Y si Lobezno hubiera matado a Hulk se convirtieron en piezas de culto que daban respuesta a cuestiones fantaseadas por los lectores.

Algunos se preguntan qué hubiera pasado si Spiderman se hubiera integrado en el grupo de los 4 fantásticos

Como recuerda Rodrigo Pérez Miguel, entre 1989 y 1998 apareció un segundo volumen con síntomas de agotamiento, algo que desembocó en su cancelación. No obstante, antes de la suspensión y en su número #105 el tándem creativo formado por los veteranos Tom DeFalco (guion) y Ron Frenz (lápices) dio en el clavo con Legado… en blanco y negro, el debut de Mat Mayday Parker, hija de Peter Parker y Mary Jane quien con 15 años descube sus poderes arácnidos.La historia recuperaba todo lo que hizo grande al Spiderman original en los 60, adaptándolo sin necesidad de reinventar, y dotando al lector de un marco reconocible de personajes. May Parker era un personaje bien construido, entrañable y lleno de posibilidades.

Diseño Web

Tanto los seguidores –que inundaron de cartas la redacción de Marvel pidiendo la continuidad del personaje- como los editores de la compañía vieron que podía hacerse algo grande con la recién nacida Spidergirl. Y es así cómo, bajo el paraguas de la Tierra 982 o Universo MC2, nacía la colección Spidergirl en 1998. La editorial apostó por un equipo creativo de primer nivel.

A los lápices estaba Pat Oliffe, quien se había curtido en el universo arácnido con la reivindicable Las Historias jamás contadas de Spiderman. Al frente de los guiones se encontraba el padre de la criatura, Tom DeFalco. Este veterano guionista ha escrito para todas las colecciones, llegando a ser incluso editor durante un tiempo en la propia Marvel. Spiderman, Thor, Los Cuatro Fantásticos o Patrulla-X son algunas de las colecciones para las que ha prestado su talento.

Artífice de la saga del clon, una de las más discutidas tramas de Spiderman jamás escritas, o de la notable Matanza Máxima, era el candidato ideal para aquel nuevo reto. Pero asombrando a propios y extraños optó por un estilo de escritura y una orientación de la serie que se alejaba de todo lo antes visto.Pero, ¿qué convirtió a Spidergirl en una serie de culto casi instantánea? Quizás el camino más sencillo para DeFalco a la hora de establecer una línea de guion hubiera sido aprovechar las rentas del personaje. Spiderman siempre ha sido uno de los buques insignia de la editorial, con un plantel de secundarios y de antagonistas brillantes y reconocibles para casi cualquier Marvelita.

Spiderman siempre ha sido una de las joyas de la corona de Marvel

No obstante, y desde el primer número, se nos presentan un semillero de nuevos sujetos. Y aunque se aprovecharon multitud de habituales del universo MC2, DeFalco creó decenas de nuevos seres, una de sus especialidades como guionista, para el universo de Spidergirl. También se le dió un nuevo aire a personajes clásicos -Los vengadores, Los cinco Fantásticos- creando una amplia panoplia que conformó un mundo hermético por sí mismo dentro de la creación de May Parker.

La orientación de la serie, también, se alejaba de las colecciones arácnidas al uso. Se acercaba más al tono de las ficciones televisivas adolescentes como Smallville o la reciente Gotham. Eso sí, con un componente superheroico constantemente presente como telón de fondo.

El humor sigue siendo la seña de identidad de esta saga de los y las trepamuros

Spidergirl es, ante todo, una colección rabiosamente divertida, emocionante, con personajes entrañables a los cuales el lector no podrá evitar coger cariño de manera inmediata. No deja de ser la enésima versión del viaje y aprendizaje del héroe, en el cual encuentra su verdadero potencial tropezando una y otra vez por el camino. Pero la riqueza de su universo la distinguieron de todos los demás volúmenes similares. El primer tomo abarcó 100 números lo que convirtió a Spidergirl en la serie protagonizada por una heroína más larga jamás editada en Marvel.

Serie de culto atemporal, donde la calidad acompañó a niveles altísimos casi de principio a fin, Spidergirl es una de esas tapadas que pasaron desapercibidas en su momento en nuestro país, de manera bastante inexplicable. Reivindicable, divertida, genial, única y con una visión que demuestra que fuera del universo Marvel corriente hay mucho que contar. Panini Cómics España edita el primer tomo recopilatorio de Spidergirl este mismo mes. Aglutina los 12 primeros números de la serie -las dos primeras sagas completas- más el número What If que dio origen al personaje. Una ocasión única para acercarse a una colección que supuso un antes y un después sobre cómo el mundo del cómic trataba a los personajes femeninos. Y una ocasión para disfrutar leyendo y reafirmarse como amante del noveno arte.


Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre