Era 1975 y tras esta película la gente no volvería a la playa con la misma tranquilidad. Tiburón supo jugar la baza del público de verano y fue la primera en una lista de grandes éxitos de Steven Spielberg

¿Quién podría haber predicho que esta pandemia nos devolvería algunos clásicos? Si mi primera experiencia en un autocine me gustó, ésta no ha sido menos. Golem y el Navarra Arena me han dado la oportunidad de disfrutar Tiburón en pantalla grande. De nuevo una experiencia positiva, esta vez menos luces de automóviles, y no me han intentado sacar de la sala antes del fin de los títulos de crédito (cierto es que eran mucho más cortos).

Comentario

Todos sentimos ese escalofrío al escuchar los acordes de John Williams en el arranque de Tiburón. La extraordinaria banda sonora contribuye de modo fundamental al ambiente de esta cinta. Pero Tiburón no es sólo su gran banda sonora, es un tour de force cinematográfico en todos sus aspectos. Tiene esa magia que logra mantenernos en tensión, sentir la misma emoción, a pesar de haberla visto múltiples veces. 

La historia

La película se basó en la novela de Peter Benchley. Pero antes de rodar, el guión de Tiburón pasó por muchas manos. La leyenda dice que incluso por las de robert Shaw, que además de actor era escritor.

Pero la novela se basó en un incidente real de 1916. Un tiburón asoló las costas de Nueva Jersey dejando cuatro muertos y un herido. Tres de las víctimas murieron tras ser rescatadas, a causa de las heridas recibidas. El animal llegó a subir por el río Matawan. Cuándo se intentó cerrar con una red metálica, el escualo escapó al mar haciendo un agujero en ella. Finalmente, tras doce días de pánico, se capturó un tiburón. A pesar de ello, siempre se ha discutido si éste era el causante de los ataques o si eran ataques de distintos tiburones e incluso de distintas especies de tiburón.

Recorte de periódico de aquellos eventos
Recorte de periódico de aquellos eventos

Un rodaje accidentado

Este fue el primer gran éxito de Steven Spielberg, a pesar de lo accidentado de su rodaje. Triplicó los 52 días de rodaje previstos y costó 10 millones de dólares teniendo un presupuesto de 4. Sólo los animatrónicos del tiburón se llevaron 3 millones. Los problemas técnicos los acosaron, hasta que el equipo la llamaba Flaws (fallos) en vez de Jaws (mandíbulas). Finalmente, Spielberg estuvo a punto de despedirse y de ser despedido.

Una apuesta arriesgada

Pero mereció la pena. Con una estrategia de estreno veraniego, novedosa en la época, una agresiva campaña de publicidad en televisión y estrenos más allá de las grandes ciudades estadounidenses, la película recaudó 100 millones de dólares, la más taquillera de la historia en aquel momento. Fue también el primer blockbuster de verano, hasta entonces los grandes éxitos se producían todos pensando en los estrenos navideños.

Recibió 3 Oscar, sonido, edición y banda sonora original, un BAFTA, un Globo de Oro y un Grammy. Fue la primera colaboración exitosa Spielberg-Williams de muchas que la sucederían.

Tiburón

La película está nítidamente dividida en dos partes. Una primera, entre el suspense y el costumbrismo, presenta a los personajes y la situación. La segunda es casi una película de aventuras en sí misma, la cacería del tiburón, con la desesperación progresiva de tres hombres que sienten que el tiburón podría superarles. 

Destrozando el barco de Quinn
Destrozando el barco de Quinn

Spielberg plantea dos temas recurrentes, el hombre normal frente a la situación excepcional (La lista de Schindler) y el materialismo y la miseria humana frente a la vida (El diablo sobre ruedas). El sheriff Brody ha de luchar contra el alcalde que quiere mantener la playa abierta a pesar del peligro. Posteriormente se enfrenta contra un escualo aparentemente invencible.

Brody, Hooper y Quinn contra el tiburón
Brody, Hooper y Quinn contra el tiburón

Para su narración el director juega de forma magistral con los tiempos. Sabemos que hay un tiburón, esperamos verlo, pero el director no nos lo muestra hasta mediado el metraje. La tensión se eleva cuando vemos gente en la playa y tendremos falsas alarmas que aún la elevarán más. Y al mismo tiempo consigue no ser nunca explícita en los ataques ni en la exhibición de restos humanos.

La fotografía

Para ello se apoya en una fotografía soberbia de Bill Butler. Tenemos las tomas cámara al hombro con el agua en la cintura, con movimiento, para percibir la perspectiva de los bañistas. Y por otro lado está la perspectiva del tiburón, a veces a centímetros de la superficie, percibida también el chapoteo de las piernas de los bañistas. Logra disparar nuestra adrenalina con el juego visual entre la perspectiva de Brody cuando vigila la playa y las tomas de éste mientras se retuerce para poder seguir observando mientras la gente que pasa por delante obstaculiza su visión.

Brody vigila la playa
Brody vigila la playa

Finalmente, el manejo del plano secuencia es otro elemento esencial dentro del cine de Spielberg. Usado adecuadamente y no por mero efectismo da continuidad a la historia. La conversación en el transbordador entre Brody y el alcalde, o la que mantienen ante un cartel de la ciudad también con el alcalde junto con Hooper, son dos ejemplos brillantes.

El alcalde, Hooper y Brody
El alcalde, Hooper y Brody

Las películas actuales usan múltiples equipos de rodaje para filmar la misma escena desde distintos ángulos. La idea es que, si el director no lo tiene, en el montaje lo pueda arreglar. Pero ahí se nota la visión combinada de director y director de fotografía. Cuándo se tiene claro lo que se quiere plasmar en pantalla, el resultado final es diferente y habitualmente mejor. Rodar con un propósito tiene su efecto.

El alcalde presiona a Brody en el transbordador
El alcalde presiona a Brody en el transbordador

En resumen

En definitiva, una película que en 45 años no ha perdido un ápice de frescura. El uso de entornos reales y animatrónicos la dota de un realismo del que a menudo adolece el cine actual con su excesivo manejo del CGI y los fondos verdes. La gente apenas usa el teléfono fijo y ya nadie fuma en espacios públicos, pero sus temas son recurrentes a la humanidad. Y su maestría visual y rítmica ha sido raramente igualada y nunca superada.

Si el lector quiere pasar un rato pegado a la butaca, esta cinta es una buena oportunidad. Este verano es probable que se reponga en algún cine, cine al aire libre o autocine.

Sinopsis de Tiburón

En la costa de un pequeño pueblo del Este de los Estados Unidos, un enorme tiburón ataca a varias personas. Por temor a los nefastos efectos que este hecho podría tener sobre el negocio turístico, el alcalde se niega a cerrar las playas y a difundir la noticia. Pero un nuevo ataque del tiburón termina con la vida de un bañista. Cuando el terror se apodera de todos, un veterano cazador de tiburones, un oceanógrafo y el jefe de la policía local se unen para capturar al escualo.

Ficha técnica

  • Director: Steven Spielberg
  • Guión: Peter Benchley, Carl Gottlieb
  • Reparto: Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, Murray Hamilton
  • País: EE.UU.
  • Duración: 124 minutos
  • Música: John Williams
  • Fotografía: Bill Butler

Cartel de Tiburón

Cartel de Tiburón
Cartel de Tiburón

Tráiler

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre