Tiger King es uno de las candidatas con más opciones para convertirse en la serie de televisión más vista del año, y eso es un problema. Se trata de una miniserie documental de siete episodios, cada uno en menos de una hora. La puedes ver en un fin de semana; aunque probablemente, te durará algo menos.

La vida de Joe Exotic

La serie de Netflix sigue a un hombre más grande que la vida y asfixiado por ella: Joe Exotic, el dueño de un zoológico privado con más de 200 tigres y otros grandes felinos. Es un hombre que se presentó como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, y que fue gobernador de Oklahoma, y ​​posteriormente, pudo haber intentado contratar a un sicario para matar a una mujer obsesionada por cerrar su zoológico. Es increíblemente convincente: Tiger King está casi totalmente dedicado al espectáculo. Tanto que no tiene ningún sentido de la verdad.

Como el Tiger King, Joe Exotic es magnético: un hombre con gorra y cresta que se pavonea con una rodillera y un gancho, usando una combinación de chalecos, chamarras y camisas deslumbrantes. Nunca has visto a nadie en televisión como él. Jorge Javier Vázquez le llega a la suela de los zapatos.

Un excéntrico sideral

Nacido Joe Schreibvogel, las excentricidades de este hombre van acompañadas de una historia trágica que Tiger King te mostrará poco a poco. Durante los primeros episodios, nos encontramos con él más o menos completamente formado: un hombre que ha construido un pequeño imperio con su enorme personalidad, su ego, sus enormes felinos. Un imperio que de alguna manera se derrumbó encima de él hasta llevarlo a prisión.

Cada minuto de Tiger King sorprende, con giros e historias increíbles. El documental cuenta anécdota tras anécdota: cómo Joe Exotic se casó con dos hombres a la vez, cómo entró en el negocio con un tipo que coló a los cachorros de tigre en los casinos de Las Vegas, o cómo casi fue mutilado por uno de sus propios leones. Sin previo aviso, el programa también se desvía hacia un territorio inmensamente oscuro: sus protagonistas tienen relaciones manipuladoras y abusivas, hay una muerte por suicidio… A esto se suma la campaña de odio de Joe Exotic contra Carole Baskin, una activista comprometida a terminar con su zoo, y que se sospecha que mató al marido de Joe Exotic por dinero.

Más historias increibles

A medida que Tiger King avanza, su mayor fortaleza, – las historias increíbles que tiene que compartir- se convierte en su mayor debilidad. La serie no parece interesada ​​en contar una historia sobre sus protagonistas, sino en sacarles el máximo jugo. Lo único que se intenta en la serie es contar estas increíbles historias y presentar a los protagonistas. El programa no aporta ningún contexto sobre la seriedad con la que debería tomarse la acusación de que Carole Baskin mató a su esposo. La acusacións se ha convertido en alimento para Twetter y ha provocado que se abra de nuevo la investigación para buscar pistas sobre la desaparición del ex marido de Baskin.

Es probable que veas a Tiger King y te preguntes si hay más en la historia, y estarás en lo cierto. Si comienzas a buscar probablemente darás con un artículo del New York Magazine sobre las enredadas historias de Schreibvogel y Baskin, que describirán sus vidas y detallarán su rivalidad. Presentada en forma impresa, la historia es mucho más aleccionadora que los destellos ocasionales de angustia sombría que tenemos en el programa.

Víctimas de abuso

Según los informes, tanto Schreibvogel como Baskin son víctimas de abuso, perseguidos por la desgracia y abrazados por circunstancias extrañas. La verdad es esquiva en sus dos vidas; Schreibvogel parece ser un fabulador en serie, y la personalidad pública de Baskin tiene un enfoque singular, con pocas asociaciones públicas más allá de los gatos que mantiene en su reserva.

Tiger King se ha convertido en contenido que genera más contenido en sitios web y redes sociales, lo que, a su vez, lleva a más personas a Tiger King. Esto, eventualmente, lleva a que la gente de internet se convierta en detectives amateur e inunden las líneas de información de Florida sobre un caso de asesinato de décadas. A través de este ciclo, el sufrimiento se convierte en entretenimiento- algo que se puede decir de muchos documentales de crímenes reales- pero también en una llamada a la acción.

Esto se puede ver, por ejemplo, en como My Favorite Murder alienta a los oyentes a adoptar una visión vengativa de la policía. On en la serie Serial, que dio origen a un imperio de entretenimiento en búsqueda de la culpa o la inocencia de Adnan Syed. Es un fenómeno alimentado por nuestra necesidad de buscar una solución donde a menudo no se encuentra ninguna. En ausencia de finalidad, publicamos en el infinito. La tiranía de Internet se desborda en el mundo real: si hay suficiente contenido, eventualmente, ese contenido se convierte en la vida real. Somos consumidos por el rey tigre.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre