Una cinta basada en hecho reales sobre la lucha contra el tráfico de drogas y la corrupción a alto nivel

Un escándalo de estado se presentaba en la Sección Oficial de 69 SSIFF dónde la pudimos disfrutar. Allí recogió el premio a mejor fotografía. La cinta ha llegado a las salas hace unos días de la mano de Vercine y aquí os la comentamos.

Hubert y la investigación de Libération
Hubert y la investigación de Libération

Sinopsis de Un escándalo de estado

Octubre de 2015. Los agentes de aduanas franceses incautan siete toneladas de cannabis en el corazón de la capital. El mismo día, Hubert Antonie, un antiguo topo con un pasado nebuloso, contacta con Stéphane Vilner, periodista de Libération. Asegura que puede demostrar la existencia de un narcotráfico de Estado liderado por Jacques Billard, figura mediática y policía francés de alto rango. Aunque al principio se muestra suspicaz, el joven periodista finalmente se sumerge en la investigación, que le lleva a los rincones más oscuros de la República.

Comentario

Jacques Billard, jefe de policía contra el narcotráfico
Jacques Billard, jefe de policía contra el narcotráfico

Un escándalo de estado se basa en libro L’Infiltré, escrito por Hubert Avoine, un agente infiltrado que trabajó para la Office Central pour la Répression du Trafic Illicite des Stupéfiants (OCRTIS), junto con Emmanuel Fansten, reportero de Libération. La investigación desatada provocó la imputación, precisamente por tráfico de drogas, de François Thierry, un alto mando en la lucha antidroga.

El director ha evitado utilizar los nombres reales para prevenir problemas legales, ya que mezcla eventos reales con otros ficticios, incluso sugiriendo la implicación del GAL con el narcotráfico. Además, y para dejarlo claro, comienza con un texto donde explícitamente establece que la cinta es una ficción inspirada libremente en L’Infiltré.

Stéphane ante la portada de Libération
Stéphane ante la portada de Libération

La cinta está más centrada en la denuncia de la implicación del estado en el narcotráfico y en el carácter ambivalente y fantasioso de Hubert Antonie. La investigación policial o periodística quedan en segundo plano. Hay cierto exceso de escenas y tramas poco relevantes que pueden detraernos de a historia principal.

Para la fotografía, Claire Mathon escoge el formato cuadrado 1.33, infrecuente en la actualidad, y que pretende añadir sensación de presión sobre los protagonistas. Se le da casi todo el tiempo un tono algo oscuro, como suceden los hechos, en penumbra.

Los actores están más que correctos. Pio Marmai es Stéphane Vilner, el periodista Emmanuel Fansten pero con otro nombre. El actor nos presenta aun personaje con dudas y miedos. Se hace bastante próximo frente a los dos siguientes que parecen sacados de una novela.

Hubert en medio de una descarga de droga en la Costa del Sol
Hubert en medio de una descarga de droga en la Costa del Sol

Roschdy Zem es un convencido y decidido, aunque quizá algo fantasioso Hubert Antonie. es el alter ego de Hubert Avoine, el agente infiltrado. Finalmente está el personaje de Vincent Lindon, Jacques Billard, un decidido y falto de escrúpulos jefe de la lucha antidroga, que es François Thierry pero sin darle ese nombre.

En el fondo de Un escándalo de estado dos conclusiones. La primera es que al usar los métodos ilícitos nos convertimos en lo mismo que queremos combatir. Y la segunda, la importancia de la prensa, que investiga y ayuda a sacar a la luz las tramas que corrompen nuestra sociedad.

En resumen

Un escándalo de estado se desarrolla con suficiente tensión, centrada más en la trama periodística, la investigación, las dudas, que en los aspectos policiales o políticos. Los actores se lucen en sus respectivos papeles. La conclusión, como la realidad, nos deja con muchas preguntas y cuestiones sin resolver… Pero el director sí deja una cosa clara, subraya la importancia de los medios de comunicación para mantener una sociedad sana.

Tráiler

Tráiler de Un escándalo de estado

Ficha técnica de Un escándalo de estado

  • Director: Thierry de Peretti
  • Guion: Thierry de Peretti, Jeanne Aptekman. Libro: Hubert Avoine, Emmanuel Fansten
  • Reparto: Pio Marmai, Roschdy Zem, Vincent Lindon, Valeria Bruni Tedeschi, Mylène Jampanoï, Julie Moulier, Alexis Manenti, Antonia Buresi, Marilyne Canto, Lucie Gallo, Frédéric Norbert, Philippe Petit, Arnaud Churin, Pierre-Alain Chapuis, Marie-Pierre Nouveau
  • País: Francia
  • Duración: 120 minutos
  • Fotografía: Claire Mathon

Póster

Póster de Un escándalo de estado
Póster de Un escándalo de estado

Fanfan  te mantiene al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrece servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

1 Comentario

  1. UN ESCÁNDALO DE ESTADO
    Aseguran que es una ficción basada en hechos reales. Se trata de un periodista del diario “Liberation”. Por el tema de investigación periodista del diario “Liberation” viene a recordar aquella “Spotlight” y aquel periódico “The Boston Globe” en que acusados por sus víctimas por haber abusado de ellos en su infancia, un grupo de adultos removió el pasado colaborando en la investigación de un grupo de periodistas. Ganó en 2003 el Pulitzer del Servicio público. “La verdad por encima de todo” era el lema. Vino a ser una secuela social de aquella “Todos los hombres del Presidente”.
    El gran público acepta el mundo de la droga en los informativos y en las películas americanas – y ahora en las europeas; y en las series de televisión en que los policías de cualquiere comisaría o perteneciente a uno de tantos tipos de brigada, con todo tipo de problemas personales o familiares no se parece en nada al que representaba Kirk Douglas en “Brigada 21” y son todos más expertos en perfiles de criminalística y entregados a la sociedad aun a costa e la familia de la educación de los hijos o/y de ve cómo se apaga su matrimonio.
    Nada nuevo, cada vez más dramática la crítica. El guion de este “Un escándalo de Estado” –traducido como que es uno de tantos- apenas acierta con la intriga.Al igual que en la desilusión de las antiguas novelillas policíacas en que el criminal era el mayordomo, ahora se rompe la clásica narrativa…, y como siempre existe el mayordomo en el reparto de personajes, ahora siempre aparece más para bien que para mal de la narración ´el infiltrado´. En este caso es como si el infiltrado se hubiera salido de la pantalla de proyección de “Entre la vida y la muerte para entrar en ésta de la sala contigua. El espectador se muestra contrariado con la presentación del tráfico de drogas presentado por impresentable: decepción. Película para olvidar rápidamente aunque no se hayan solucionado las dudas de planteamiento de situaciones durante la proyección.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre