Vinissimus, el eCommerce líder en Europa en venta de vino español online, nos da las claves para combinar vino y emociones, dependiendo del humor con el que nos hayamos levantado ese día

Tal y como sucede con la música, la literatura o el cine, el vino puede afectar de manera directa a nuestras emociones. Al acompañar la comida con un buen vino, percibimos su sabor de forma diferente dependiendo del momento del día, la compañía o el estado de ánimo que tengamos. Entonces, ¿por qué no intentar maridar vino y emociones?

Vino y emociones

Vino y emociones

  • Sexy

Para todos aquellos que se sientan especialmente atractivos, es hora de buscar vinos que ejemplifiquen la sensualidad, característica intrínseca de los buenos tintos borgoñones de pinot noir o del mejor Champagne.

  • Triste

Cuando uno se siente decaído, lo mejor es recibir una buena dosis de energía que ensalce el ánimo. Para eso, lo mejor es escoger un tinto de Toro, un syrah australiano o un buen Priorat de garnacha y cariñena. ¡El ánimo sube como la espuma!

  • Estresado

¿Ha sido un día duro y necesitas sensaciones reconfortantes? Nada mejor que una copa de vino dulce o generoso. Un tokaji ligero (3 puttonyos), una garnacha del Empordà o una copita de un Ruby Port pueden ser la solución.

  • Feliz

No existe ningún otro vino que se asocie de manera tan inmediata a un estado de ánimo como el Champagne. Sin embargo, el Cava ofrece también excelentes posibilidades.

  • Fatigado

Los vinos blancos de buena acidez pueden ayudar a recuperar la chispa. Un Sauvignon blanc de Nueva Zelanda, un riesling del Mosel o incluso un buen Chablis son un acierto seguro.

  • Pensativo

En esos días en los que la cabeza no para de dar vueltas a lo mismo, necesitamos complejidad y sensaciones reconfortantes para que nuestra mente encuentre las mejores ideas. Para eso, nada mejor que un vino blanco de chardonnay con madera, Borgoña si prefieres la sutileza, California si buscas intensidad.

  • Desatado

Si el cuerpo te pide ritmo, hay que buscar la energía de la juventud en el vino. Un tinto del Beaujolais, un vino joven de la Rioja o incluso un tinto gallego sin madera, mantendrá a cualquiera activo siempre que se sea comedido.

  • Aventurero

¿Harto de la monotonía? ¿Tienes ganas de nuevas sensaciones? Para estos momentos, lo mejor es buscar un buen vino natural y disfrutar con su seductora expresividad. España, Italia y Francia elaboran algunos de los mejores.

  • Desafiante

Pocos vinos pueden hacer tanto por aumentar la confianza como un buen cabernet sauvignon. La nobleza de los mejores, sus notas de madera y grafito envolviendo una fruta de gran carácter, puede dar ese empujoncito necesario para hacer frente a cualquier desafío.

Vino y emociones

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre