Estos días, sobre todo los fines de semana, algunos se darán cuenta de que pasan horas y horas buscando una película en Netflix, para luego no ver nada. Nuestra propuesta desde Fanfan es que, ya que vas a pasar horas y horas delante de la tele, veas algo que te haga soñar, disfrutar y saborear la vida desde el salón de tu casa. No esperes a que pase todo esto para disfrutar de las cosas buenas de la vida, pero disfruta de estas películas para viajar mientras no puedes hacerlo.

Thelma y Louise, el viaje liberador

Imprescindible entre las grandes películas para viajar. En esta road movie de Ridley Scott, dos amigas que se van de fin de semana, se verán envueltas en una persecución policiaca que les llevará de Arkansas hasta la frontera de México. Un viaje lleno de nuevas experiencias, que les hará disfrutar de la vida más de lo que lo han hecho nunca. Una historia en la que las mujeres son las heroínas, y que sabrá satisfacer hasta al público más feminista (porque ¿quién no ha querido hacer alguna vez, lo que ellas le hacen a ese camionero obsceno y rijoso?).

Come, Reza, Ama, viaje hacia la felicidad

Basada en la historia real de la escritora Elisabeth Gilbert, nos muestra como se puede sacar algo bueno de las peores situaciones. Liz, con el corazón destrozado y sin inspiración, decide hacer un viaje que le cambiará la vida. De Roma a la India y después a Indonesia, en un viaje gastronómico, espiritual y reconfortante que la lleva de nuevo a encontrar la felicidad y a apreciar los pequeños placeres de la vida. La película encierra además una escena que contiene una valiosa lección, que os dejo aquí abajo (quizá no es esencial, pero sí refleja con claridad las tonterías que pensamos a veces las mujeres).

Hacia Rutas Salvajes, un viaje a la naturaleza

Narra la historia real de Christopher McCandless, quien, tras graduarse, decide alejarse de la vida que la sociedad ve como «normal» y se aventura en un viaje para reconectar con la naturaleza. Destruye todos sus documentos de identidad y, sin dinero, se convierte en un trotamundos que acaba viviendo como un ermitaño. Un viaje que te llevará desde California hasta Alaska y te mostrará hasta que extremos puede llegar el sueño de un joven existencialista. Una gran historia entre las películas para viajar.

Alma Salvaje, el viaje hacia la esperanza

La escritora Cheryl Strayed se aventura a hacer el camino del Pacific Crest Trail que cruza los EEUU desde la frontera de México hasta Canadá. El sufrimiento, sudor y lágrimas de la ruta le permitirán perdonarse por sus errores pasados y recuperar la fe y la esperanza en la vida. Al final de la película, a ti también de darán ganas de coger una mochila e ir a recorrer medio mundo, aunque tengas que esperar un mes más para hacerlo.

Locos en Alabama, un viaje terrible e inocente

Melany Griffith te enamorará con su dulzura y candor en un papel que parece estar hecho a su medida. La película contrasta el racismo del sur de Estados Unidos en los años 60 visto con los ojos de un niño de 12 años, con la realización del sueño americano de una loca ama de casa que viaja con la cabeza de su marido en una sombrerera. Una película terrible pero a la vez inocente y deliciosa que te llevará desde Mississippi hasta Hollywood y te planteará la pregunta de por qué Antonio Banderas nunca ha dirigido otra película.

The Way, el viaje de la aceptación

En esta película, Martin Sheen, interpreta a un padre americano que acaba de perder a su hijo en los Pirineos. Al viajar para recoger sus cenizas, se entera de que su hijo estaba haciendo el Camino de Santiago pero que no consiguió superar la primera etapa. Comienza aquí un viaje en el que el protagonista decide terminar lo que su hijo comenzó, con sus cenizas a la espalda, y que le hará por fin comprender y aceptar por qué su hijo eligió una vida diferente a la suya.

Pequeña Miss Sunshine, viaje en familia

En una película llena de amor, humor, tragedia y dolor, la familia Hoover se aventura en un viaje inolvidable para conseguir alcanzar el sueño de su hija: ser la nueva Miss Sunshine. La combinación de esta loca familia americana, entre la que se encuentran un hijo oligofrénico que se niega a hablar, un hermano homosexual que acaba de intentar suicidarse y un abuelo que ha sido expulsado de la residencia por vender heroína conseguirán sacarte una sonrisa y sobre todo, dar las gracias por que tu familia sea tan normal. La película es un canto a la familia, ese ámbito donde te aceptan, seas como seas, y donde puedes desarrollar tus sueños, por muy disparatados que resulten.

Vacaciones en Roma, un clásico

En esta película de William Wyler, Audrey Hepburn es la princesa Ana. En un viaje a Roma, Ana escapa una noche de su habitación para huir de sus responsabilidades diplomáticas y pasa un día y una noche en esta maravillosa ciudad como una persona más. Conoce a Joe (Gregory Peck) un guapo periodista que le acompañará durante este día inolvidable y le enseñará los placeres de una vida sencilla y ordinaria.

Bajo el Sol de la Toscana, un viaje delicioso

Y vamos a por otra escritora con el corazón roto. Pero esta vez, en vez de viajar a Roma se va a la Toscana, donde compra una casa en ruinas (al igual que ella) en un pequeño pueblo. A medida que la reforma, su vida cobra de nuevo sentido, con nuevas amistades, nuevos placeres y una nueva manera de disfrutar, a la italiana. Y aunque a muchos les guste Diane Lane, para mi lo mejor de la película es el personaje alocado de Lindsay Duncan, que consigue enseñarle a la protagonista el placer de vivir. Otra de las grandes, que no puede faltan en una antología de películas para viajar.

La vaca, el viaje imposible

Fatah es un argelino que tiene dos grandes amores en su vida: la música disco y su vaca Jaqueline. Tras varios intentos, consigue hacer realidad su sueño: ser invitado, junto con Jaqueline, al Salón de la Agricultura de París. Serás testigo (junto con todo el pueblo de Fatah) de un maravilloso viaje desde Argelia hasta la capital francesa. La mezcla de humor, amabilidad e inocencia del personaje harán de la película una experiencia deliciosa de la que querrás disfrutar más de una vez.

Camino a la Perdición, el viaje a la madurez

Camino a la Perdición, de Sam Mendes, te hará ver el lado más humano y a la vez que el más oscuro de la mafia Irlandesa en los años de la Ley Seca estadounidense. Acompañarás a Michael Sullivan y a su hijo en un viaje a través de Estados Unidos en busca de venganza y libertad. Una película maravillosa con un reparto inigualable: Tom Hanks, Daniel Craig y Paul Newman. Además, podrás disfrutar su maravillosa banda sonora, compuesta por Thomas Newman y de la «escena de la lluvia», una de las mejores escenas del cine, en mi humilde opinión.

Esperamos que disfrutéis de todas y cada una de estas formas de viajar a través de las películas, que nos enseñan que el viaje es siempre una experiencia de la que no salimos igual que entramos, que nos transforma y nos cambia. Así ha sido desde el inicio de la humanidad: somos seres viajeros, y la literatura y el cine están llenos de historias, en novelas y películas, sobre la experiencia de viajar.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre