Bárbara Montes ha debutado en la literatura con Julia está bien donde refleja en gran parte la historia de su abuela durante la Guerra Civil, y nosotros hemos tenido el placer de poder hablar con ella en esta entrevista para que nos ahonde del por qué sobre algunas cuestiones

Primer contacto con la literatura

En primer lugar y como siempre agradecer que concedas esta entrevista a Fanfan. Por ello hay una pregunta fundamental al comenzar mis entrevistas que es saber ¿Cuándo comenzaste en el mundo literario? ¿Qué es lo que más te atrae?

Hace ya tiempo de mi primer contacto con el mundo literario, soy lectora editorial desde 2014 o 2015, no recuerdo exactamente cuándo empecé a leer manuscritos. A continuación, lanzamos la serie infantil Rexcatadores, escrita a cuatro manos con Juan Gómez-Jurado. En ese momento me atraía la posibilidad de aplicar mis conocimientos en psicología infantil a la escritura; la posibilidad de que un niño o una niña se enganchase a una historia de la misma manera en la que yo me había enganchado a esa edad me parecía muy gratificante.

Anteriormente has publicado cuatro cuentos infantiles, pero has dado el salto al panorama literario dirigido a un público más adulto ¿Te ha dado miedo ese salto? ¿Qué ventajas tiene publicar libros infantiles? ¿Es un público más entregado?

Portada de los libros infantiles  publicados por Bárbara Montes y Juan Gómez-Jurado de la serie Rexcatadores
Portada de los libros infantiles publicados por Bárbara Montes y Juan Gómez-Jurado de la serie Rexcatadores

Esta pregunta la contestó Roald Dahl mucho mejor que yo cuando dijo que escribir para niños es igual que hacerlo para adultos, pero más difícil.

Tienes que tener mucho más cuidado cuando escribes para niños y niñas, su desarrollo cognitivo no es igual a los siete que a los nueve años o que a los doce años, por lo que hay figuras literarias que es mejor no utilizar o cierto vocabulario; por otra parte, si le aburres, el niño o la niña no te va a dar una segunda oportunidad, en ese sentido el adulto es más paciente, es menos dependiente de la gratificación inmediata y es posible que avance un poco más en la lectura de una novela antes de dejarla.

Creo que la única ventaja real es cuando recibes el feedback de tus lectores, cuando sus padres y madres te dicen que han tenido que obligarle a apagar la luz porque quería seguir leyendo o te cuentan que se ha puesto a leer sin que haya que obligarles, eso es muy gratificante.

De formación eres Diplomada en Turismo y Licenciada en Psicología, ¿te han ayudado estos estudios para conformar parte de la trama o de los personajes? ¿Abandonarías tu profesión por dedicarte de lleno a la literatura?

La psicología me ha ayudado a completar detalles de los personajes de Julia está bien, por supuesto. Uno de los personajes, Sofía, es una mujer que está coqueteando con la depresión, mi experiencia como psicóloga me ha facilitado la descripción de esa situación, me ha ayudado a darle profundidad y credibilidad. Lo que más me preocupaba era mostrar la depresión tal y como es en realidad, los matices de esa enfermedad.

En cuanto a tu segunda pregunta, de hecho, este año he tenido que dejar de lado la práctica de la psicología, ya no podía tener pacientes y continuar escribiendo, tenía que elegir. De momento voy a probar, siempre tendré tiempo de volver a la psicología que, por otra parte, es una profesión preciosa, a ratos dura, pero muy bonita.   

El debut literario de Bárbara Montes

Julia está bien ha sido tu debut literario, esta novela está basada en hechos reales que le ocurrieron a tu abuela pero ¿Qué paralelismo hay entre la historia real y la de ficción?

Me he basado en ciertas anécdotas que me contó mi abuela a lo largo de los años que viví con ella, que fueron muchos para, alrededor de esas anécdotas, construir una historia nueva, la de Julia, hay paralelismos, pero no te puedo contar qué es realidad y qué es ficción porque mataríamos la magia… Y nadie aquí quiere eso, ¿no?

Antes de llevar el borrador de tu novela  a la editorial supongo que han sido varios los lectores cero de tu novela ¿Qué te dijeron ellos al leerla? ¿Se sorprendieron? ¿Te dio miedo el proceso de publicación?

La primera lectora de Julia está bien fue quien hoy en día es mi editora, la siguiente persona que lo leyó fue mi marido y después lo leyeron mi agente y tres amigos más, también escritores. El feedback de todos ellos fue muy positivo. En todos los casos me hicieron sugerencias y en algunos de esos casos acepté las sugerencias y en otros no. Mi agente, además, envió el manuscrito a varias editoriales y la respuesta que recibió fue también positiva.

El proceso de publicación ha sido muy sencillo, me he sentido muy cuidada y arropada tanto por mi editora como por toda la editorial, por lo que en ningún momento he sentido miedo.

Esta es una novela ambientada en dos épocas, una es 2011 y otra 1936. Si Julia es un homenaje a tu abuela, ¿Tú eres Sofía? ¿Qué te llevó a escribir esta historia?

Portada de "Julia está bien" de Bárbara Montes
Portada de «Julia está bien» de Bárbara Montes

Julia es un homenaje a mi abuela, pero no es mi abuela. Del mismo modo, Sofía no tiene nada que ver conmigo. La relación entre ambas sí es muy parecida a la que teníamos mi abuela y yo, la complicidad y el cariño entre ellas es real; sin embargo, la situación en la que se encuentra Sofía no es algo que yo haya experimentado nunca. Sofía es corazón. Yo soy mucho más analítica y cerebral a la hora de tomar decisiones.

En cuanto a qué es lo que me llevó a escribir esta historia es algo tan sencillo como que la historia estaba ahí, sólo hacía falta que alguien la contase. En una primera novela prefiero hablar de temas que conozco, que me preocupan, con los que convivo día a día.

Tan solo lleva unas semanas a la venta pero ya ha conseguido numerosas reseñas y críticas ¿Te gusta esa parte? ¿Estás muy pendientes de las opiniones? ¿Cómo te tomas la labor de los reseñadores?

La labor de los reseñadores es muy importante, sobre todo cuando se trata de un autor novel. Alguien tiene que dar el primer paso y leer tu novela, si le gusta y hace una reseña, puede animar a otras personas a leerla y esos otros, si también les gusta, animar a más lectores a acercarse a tu obra. También es un arma de doble filo, porque no a todos los lectores les va a gustar tu trabajo y si las primeras reseñas que recibes son negativas, pueden tener justo el efecto que no deseas: que otros lectores no se atrevan a acercarse a tu novela. Es complicado lograr un equilibrio porque ningún libro es para todo el mundo, del mismo modo que no todas las películas son para todos.

El otro día vi una película que es una de las favoritas a los Oscar de este año, lo tenía todo bien: la dirección, las interpretaciones, el guion, la banda sonora, la fotografía… Pero a mí no me gustó. Que no me gustase no convierte esa película en mala, es, tan sólo, que esa película no es para mí. Con las reseñas ocurre exactamente lo mismo, que a alguien no le guste una novela, no la convierte en mala, lo que ocurre es que esa novela puede que no sea para esa persona.

Lo que tenemos que tener claro los autores es que una reseña es una opinión, sólo una opinión. Tanto si es positiva como si es negativa, no podemos tomárnoslo de manera personal. Cada vez que nos enfrentemos al teclado tenemos que intentar crecer, mejorar como escritores, eso es lo único que debe preocuparnos.

La historia de Julia es también la historia de Salvador, él marcha a la guerra y poco más se sabe de él. A pesar de ello, ella no abandona su búsqueda, además él no puede tener un nombre más acertado y es que él fue su tabla de salvación ¿Por  qué esa promesa de amor eterno? ¿Fue también real? Porque seguro que hay historias que así fueron

En el caso de mi abuela no hubo una promesa de amor eterno, lo que sucedió fue que dos personas que se amaban se vieron separadas por una situación externa a ellos, si a eso le sumamos que esos años fueron años de muerte, pobreza y dolor, es lógico que esas dos personas se aferrasen a aquellos momentos en los que habían sido felices. La vida era muy diferente entonces a como lo es ahora. Mi abuela estaba enamorada de mi abuelo e hizo lo que hizo para poder estar con él.

Sofía aprende al lado de su abuela una lección de vida que trastoca su forma de pensar y actuar para siempre. Se nos muestra a una Julia valiente, decidida, atenta ¿Cuánto le debemos a esas mujeres de la época? ¿Somos ahora igual de valientes? ¿Seguimos luchando de la misma forma?

No lo sé, no puedo hablar por toda una generación, imagino que todo ser humano con motivos lo suficientemente poderosos se comportará de forma valiente y luchará así o incluso con más vehemencia por lograr lo que se ha propuesto. El ser humano es mucho más resistente y se adapta mejor a las situaciones difíciles de lo que pudiéramos pensar.

Detalles sobre Julia está bien

Julia está bien cuenta con elementos como el humor o la suspicacia para ahondar en los sentimientos de abuela y nieta, pero ¿Cuál es el sentido fundamental de esta historia? ¿Cuál era tu objetivo?

Sólo pretendía contar una historia y entretener a los lectores. Sí hay flotando en el fondo de Julia está bien un intento por poner en valor la fuerza de las mujeres y la necesidad de apoyarnos entre nosotras como manera de afrontar las dificultades a las que nos enfrentamos en el día a día.  

Para aquellos lectores que aun no se han adentrado en este libro, ¿Les podrías explicar brevemente qué se podrán encontrar en él?

Digamos que en esta novela se van a encontrar la historia de dos mujeres, una de ellas a punto de abandonar este mundo; la otra, perdida en él. Cada una de ellas contada con una voz distinta, pero ambas con ternura y humor.

No sé si seguirás escribiendo pero esperemos que sí, en ese caso ¿Seguirás abordando la temática de narrativa con tintes históricos o te adentrarás en otro género?

No tengo ni idea, no he tenido tiempo de pensar en ello. Sí puedo decir que en este caso la historia que quería contar y la forma en la que quería contarla, me obligaban a viajar al pasado, no sé si la siguiente pedirá eso. Ya veremos.

Sorprende ese toque ácido en la parte de la actualidad y uno más sobrio en lo referido a 1936 ¿Querías también hacer una distinción en la jerga y expresión en función de la década? ¿Por qué no todo en un mismo tono?

Es una decisión creativa totalmente intencional, la estructura que yo quería darle a esta novela necesitaba dos voces distintas, una muy actual y moderna, la otra más clásica. Se trata de dos mujeres que pertenecen cada una a una generación muy diferente, sus entornos sociales han sido muy distintos, sus experiencias también y por tanto la forma de afrontar el mundo y la manera de expresarse en ese mundo. Un mismo tono no me habría permitido desarrollar los personajes de la forma en la que quería hacerlo, ni siquiera me lo planteé, desde el principio tuve muy clara la estructura.

Aportación personal y recomendaciones literarias de Bárbara Montes

Después de escribir y reflexionar sobre todo lo acontecido ¿Qué te ha aportado a nivel personal la novela? ¿Volverías a adentrarte en un relato familiar?

Foto de Bárbara Montes, la autora de Julia está bien
Foto de Bárbara Montes, la autora de Julia está bien

Mi familia no es tan interesante, si hubiese algo que contar lo haría sin dudar ni un segundo, que haya escrito una historia sobre cosas que le sucedieron a un miembro de mi familia no quiere decir que haya expuesto a mi familia al escrutinio público, no he hecho eso en absoluto y mi familia siente lo mismo, entienden que es ficción, pero sí han podido reconocer en las páginas de Julia está bien a una persona que fue muy importante para nosotros. He creado una ficción a partir de unos hechos reales. Nada más. No es una biografía de mi abuela ni una autobiografía mía.

A nivel personal ha sido todo un ejercicio de voluntad, sobre todo la corrección, ya que mi abuela falleció a los quince días de poner el punto final a la historia, después vinieron las correcciones. Me llevaron mucho tiempo porque cada vez que me enfrentaba al manuscrito revivía toda nuestra vida en común, todos los momentos juntas, incluso el momento de su muerte. No podía evitar acabar llorando, y es complicado corregir algo con los ojos empañados.

Y ya para finalizar, quisiera conocer cómo es Bárbara Montes a nivel lector, y es que me gusta adentrarme en los gustos literarios de mis entrevistados. ¿Qué libros o autores no te defraudan nunca y siempre recomiendas? ¿Por qué?

Los autores que nunca me defraudan son Stephen King y Joe Abercrombie, creo que son los dos mejores escritores vivos que hay en la actualidad. Cada vez que leo algo de ellos no puedo evitar sentir un poquito de envidia. Llegar a ese nivel de maestría con las palabras lleva años. Son auténticos genios en construir frases sencillas a la vez que muy potentes a nivel visual. Creo que eso es lo más difícil a la hora de enfrentarte al teclado, la sencillez, que no hay que confundirla con la simpleza, no tienen nada que ver.

Otros autores que me encantan son Ursula K. Le Guin, Neil Gaiman o Jane Austen. Hay muchos más, pero podríamos estar aquí todo el día si me pongo a mencionarlos a todos. Leo de todo, me gusta mucho la fantasía y el terror, pero no le hago ascos a un buen ensayo, a un thriller o a una novela histórica. Si están bien escritas a mí ya me vale, incluso he disfrutado muchísimo con novelas que estaban muy mal escritas, pero la historia era tan divertida que no podía dejar de leer.

La verdad es que tengo muy pocos prejuicios a la hora de leer. También suelo releer libros y cómics que me han gustado mucho, por ejemplo, ahora mismo estoy releyendo Sandman. Lo malo es que como lectora editorial nunca me queda mucho tiempo para leer algo que me apetezca leer, casi siempre estoy con algún manuscrito.

Fanfan  te mantiene al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrece servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre