El jardín de las mujeres Verelli es la última novela de Carla Montero, de esta y de otros aspectos nos habla su autora en la entrevista concedida a la web.

Conociendo a Carla Montero

En primer lugar, quería darte las gracias por concedernos esta entrevista. Una de las cosas que me llamó la atención al comenzar el libro fue tu descripción en la biografía y es que expones que llegaste al mundo literario de manera casual y ya llevas diez años ¿Cómo surgió la idea de empezar a escribir?

Portada de la primera novela de Carla Montero "Una dama en juego"
Portada de la primera novela de Carla Montero «Una dama en juego»

Desde jovencita me ha gustado escribir, ya en el colegio escribía relatos e hice algún intento de novela. Pero lo cierto es que la escritura para mí era un ejercicio tremendamente íntimo, una forma de entender el mundo, de aprender, de satisfacer mi curiosidad. Cuando empecé a escribir mi primera novela publicada, Una dama en juego, nunca pensé que llegaría a ver la luz, no la concebí con esa intención. La escribía para mi disfrute personal.

 Por entonces, se acababa de convocar El premio Círculo de Lectores de novela y animada –en ocasiones, incluso, diría que presionada- por las pocas personas de mi entorno que la habían leído, me decidí a presentarla casi con la única esperanza de acallar las presiones. Para mí sorpresa, lo gané. Y eso me ha llevado hasta hoy.

En esa misma biografía dices que en cada novela expones algo autobiográfico ¿Qué hay de Carla Montero en “El jardín de las mujeres Verelli”?

Diseño Web

Quizá es de todas mis novelas la que más tiene de mí. Pero no es algo que haya sido deliberado ni proyectado desde el momento de la concepción de la historia. Simplemente fue surgiendo así según la escribía. Me di cuenta de que el hecho de que la parte moderna tenga más peso en esta novela que otras anteriores me hacía dejar parte de lo que soy a través de los personajes o las situaciones.

La comida italiana es una característica principal de "El jardín de las mujeres Verelli" de Carla Montero
La comida italiana es una característica principal de «El jardín de las mujeres Verelli» de Carla Montero

Esa búsqueda del gusto por lo sencillo cuando a veces el mundo te parece tan artificial, esa necesidad de conectar con la naturaleza como sanación del espíritu, de reivindicar el valor del amor, la amistad, la familia  y el hogar como refugios seguros es parte del momento en el que me encuentro ahora mismo.

Por otro lado está el componente gastronómico de la novela. A mí me encanta comer y cocinar y todo lo relacionado con ello. Por eso he disfruta muchísimo escribiendo esta novela que es tan de aromas, sabores, texturas y de todo lo que rodea a la comida como algo que nos reúne.

Ahondando en “El jardín de las mujeres Verelli”

Portada de "El jardín de las mujeres Verelli" de Carla Montero
Portada de «El jardín de las mujeres Verelli» de Carla Montero

Cuando  un lector acaba de leer un libro es sencillo reseñarlo y criticarlo pero ¿cuánto tiempo hay detrás desde que se comienza a escribir? ¿Cuánto tiempo te ha llevado “El jardín de las mujeres Verelli”?

Siempre me resulta difícil responder de forma precisa a esa pregunta porque soy una escritora bastante caótica, no tengo horario ni apenas método. Si contamos desde que firmo el contrato editorial y me pongo con ello hasta que entrego el manuscrito, pasan unos dieciocho meses.

Pero eso, en mi caso, no supone tiempo real de escritura, el cual varía mucho según los días, los meses e incluso la época del año. He hecho el ejercicio de calcular cuánto tiempo real podría tardar en escribir una novela si le dedicase ocho horas diarias y probablemente no me llevaría mucho más de seis u ocho meses. Quizá porque una vez que me siento a escribir la historia fluye y apenas hago revisiones y correcciones del texto.

Esta novela nos presenta a Gianna, una mujer joven que ha logrado el  éxito a nivel profesional pero que tiene ciertos problemas en el personal, especialmente tras el fallecimiento de Nonna ¿Crees que antes de la partida de Nonna ella era consciente de lo que tenía a su alrededor o lo que le faltaba? ¿Ocurre también con nosotros, es decir, piensas que nos centramos más en lo material que en las personas?

Foto que simula a Gianna, protagonista de la novela de Carla Montero
Foto que simula a Gianna, protagonista de la novela de Carla Montero

Como apuntaba antes, creo que hoy en día la sociedad nos empujar a buscar más la satisfacción material que la personal. Normalmente el éxito se asocia a lo económico. Pongamos, por ejemplo, un joven que alcanza un éxito profesional destacado, llega a puestos de responsabilidad en su sector y gana cifras millonarias, pero que para lograrlo ha tenido que renunciar a tener una familia, una vida personal plena, vacaciones, tiempo para pasarlo con los suyos…

Y ahora pensemos en ese mismo joven que gana un sueldo que le permite vivir con dignidad, trabaja el tiempo justo para cumplir con sus responsabilidades y el resto lo dedica a su familia, sus amigos, sus aficiones… ¿A quién le dedicaría un articulo la prensa como triunfador? Sin duda al primero.

Sin embargo, no todas las personas serían felices con ese estilo de vida al que, no obstante, nos vemos empujados sin darnos cuenta, girando en una rueda en la que igual no deseamos estar pero que parece que es la que cuenta con la aprobación social y del entorno.

Italia, el lugar donde se desarrolla todo

Gianna va a Italia en busca de conocer que pasó con su bisabuela, pero allí encuentra algo que no esperaba y es a ella misma ¿por qué tenemos esa necesidad de buscar en nuestro pasado?

Porque en nuestro pasado está parte de lo que somos y llega un momento en que tenemos la necesidad de averiguarlo. Cuando uno es joven sólo desea mirar hacia adelante, y eso es normal, hay que construir un proyecto de vida.

Sin embargo, según se van cumpliendo años nos damos cuenta del valor que nos aporta el pasado, de las lecciones de vida que nos dan quienes nos precedieron y es una lástima que, entonces, igual ya sea tarde porque nuestros abuelos, nuestros padres ya no siguen con nosotros y hemos perdido su testimonio directo.

“El jardín de las mujeres Verelli” se desarrolla en Castelupo, un pequeño pueblo italiano ¿existe de verdad o te has inspirado en algún sitio concreto? ¿Qué tienen de especial los pueblos pequeños?

Castelupor, es el pueblo donde transcurre la novela de Carla Montero

Castelupo es un lugar de ficción que está inspirado en otros pueblos reales de las montañas de Liguria como Triora o Borgomaro.

Creo que es importante no idealizar la vida en el pueblo, en el campo, como aquellos románticos del siglo XVIII y sus bucólicas escenas pastoriles. Vivir en un entorno rural es difícil, son lugares faltos de servicios, aislados, con pocas oportunidades y pocas facilidades para ganarse la vida, donde el trabajo es duro y a veces ingrato.

Sin embargo, es cierto que eso precisamente genera un sentimiento de comunidad, de apoyarse unos a otros como una familia. El mundo rural está libre de los artificios y la superficialidad del mundo urbano, de la competitividad y la velocidad del día a día. Todo es más pausado, más cercano a la naturaleza. ¿Es eso necesariamente mejor? Bueno, depende de cómo quiera cada uno vivir su vida.

La combinación perfecta de los personajes

Haciendo referencia de nuevo a la biografía, dices que este libro lo has escrito para tus hijas ¿Qué quieres transmitirle con este libro? ¿Se podría decir que es un homenaje a las mujeres?

Las mujeres son las principales protagonistas del libro de Carla Montero

No es tanto un homenaje como simplemente un relato, una forma de, como mujer y como madre, exponer a través de los ojos de las protagonistas como veo nuestra situación en el mundo actual. La maternidad, la conciliación, la profesión, las relaciones de pareja… Esos dilemas, retos, opciones y renuncias a las que nos enfrentamos. Todo ello sin juzgar ni entrar en el terreno de la reivindicación sino como simple observadora y tratando de ofrecer diferentes puntos de vista.

Por eso digo que este libro es como una carta a mis hijas, hoy adolescentes pero dentro de nada mujeres. Cuando lo lean, encontrarán entre sus líneas mi percepción acerca de las situaciones a las que van a tener que enfrentarse, sin recetas, sin soluciones, ojalá las tuviera…

Carlo, Enzo, Mauro y Luca son los pocos personajes masculinos que aparecen en el libro y aparentemente son muy distintos, ¿cómo los definirías? ¿qué rasgos tienen en común?

Todos, salvo Enzo, cuya aparición es más secundaria, tienen que aprender a vivir con los errores cometidos en el pasado, tienen que reinventarse, resucitar en cierto modo, unos con más éxito que otros.

A mí me encanta crear y desarrollar personajes masculinos porque es un reto como mujer meterme en su cabeza, en su forma de pensar y ver la vida. Por eso, estoy especialmente orgullosa de mis personajes masculinos, porque están muy trabajados, tienen mucha personalidad, son coherentes y no dejan indiferente, tanto si los odias como si los amas, porque el lector es capaz de llegar a conocerlos y entender sus motivaciones.

En el caso de El jardín de las mujeres Verelli son un complemento perfecto a la fuerza que tienen las mujeres, no se quedan atrás.

El tiempo marca quiénes somos

Esta novela tiene saltos temporales, es lo que se suele llamar “landscape” para ti ¿cuál de las dos historias te ha sido más fácil narrar la de Gianna o la de Anice? ¿Es más fácil contar un hecho del pasado que algo más actual?

Familia italiana del siglo XX, uno de los tiempos que se describen en la novela de Carla Montero

Es cierto que me es más fácil narrar una historia del presente pues me siento más identificada con el tiempo y con los personajes, puedo comprenderlos mejor; además, el contexto no me requiere tanta investigación.

No obstante, disfruto mucho narrando historias del pasado porque satisfacen mi curiosidad sobre la Historia, me ayudan a entender lo que sucedió en otras épocas y, sobre todo, cómo lo vivió la gente corriente, la que no sale en los libros de Historia. Es una aproximación más emocional que erudita o científica al pasado que me enriquece enormemente a nivel personal.

En la cuestión anterior remitíamos al hecho de que conocemos la vida de Gianna y de su bisabuela Anice; sin embargo, sabemos poco de la vida de Nonna ¿Esto podría suponer que podría haber otro libro dónde se nos hable de ella? ¿Puede ser “El jardín de las mujeres Verelli” el primer libro de una saga?

En este momento no sabría qué responder. Lo que sí puedo afirmar es que la novela no está concebida como el comienzo de una saga. También es cierto que todas las tramas son susceptibles de ser ampliadas a través de un hecho o de un personaje.

Pero cuando empiezo a escribir una novela para mí es importante que no sea forzado o impuesto por exigencias comerciales o editoriales, sino que sea la historia que me apetece escribir. Hoy por hoy no me lo planteo, pero si en un futuro me surgiese una buena historia para Nonna, ¿por qué no?

El terreno más artístico y personal

Si tuvieras la oportunidad de llevar esta novela al cine o hacer de ella una serie ¿quién interpretaría esos papeles? Siguiendo en el terreno artístico, ¿cuál crees que sería la canción ideal como banda sonora?

El elenco español que protagonizaría «El jardín de las mujeres Verelli» según Carla Montero

Recientemente una lectora me ha propuesto un casting que me parece muy acertado: Andrea Duro como Gianna y Asier Etxeandia como Mauro. A ellos añadiría a María Valverde como Anice y a Yon González como Lucca.

Si el casting fuera internacional, escogería a Gal Gadot como Gianna (de hecho menciono su parecido en la novela) y a Gaspard Ulliel como Mauro. En la pareja de Lucca y Anice creo que encajarían a la perfección Saoirse Ronan y Timothée Chalamet, los he visto recientemente en Mujercitas y tienen una química magnífica.

En cuanto a la canción, la banda sonora de Gianna es una mezcla de canciones de grupos indie como Kodaline, The native architects, Handsome poets… y canciones italianas de los años sesenta. Para Anice habría que componer una banda sonora épica y romántica.

Para finalizar, esta es una de las cuestiones que hago en todas las entrevistas y que me genera mucha curiosidad, Carla Montero destaca por sus libros históricos con referencias románticas o de suspense, pero a la hora de leer ¿Qué escoges? ¿Cuáles nos recomendarías?

Rebeca de Daphne Du Maurier, es la recomendación literaria de Carla Montero
Rebeca de Daphne Du Maurier, es la recomendación literaria de Carla Montero

Escribo lo que me gustaría leer, de modo que a menudo escojo libros del estilo de los míos. Pero me gusta ir variando. También leo thriller, chiclit, novela americana de la primera mitad del siglo XX, novela victoriana, alguna historia algo más intimista y poco comercial pero que me llama la atención… Me gustan Agatha Christie y Rosamunde Pilcher, Julia Navarro, Ken Follet… No sé, ¡hay tantos! Creo que menos ciencia ficción leo de todo.

En cuanto a las recomendaciones, entre los clásicos, recomendaría sin dudar Rebeca de Daphne du Maurier, que es un libro que considero tan redondo que de hecho fue el que me animó a escribir mi propia historia. Entre los que he leído recientemente, me han gustado Papel y Tinta de María Reig y Amapolas en octubre de Laura Riñón Sierra.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre