El juicio del agua – Juan Francisco Ferrándiz – Grijalbo editorial – 21.90€ – 669 páginas

La Edad Media fue una época de cambios, revoluciones y contiendas entre señores feudales, y todo esto se narra con maestría en El juicio del agua, la nueva novela de Juan Francisco Ferrándiz. En esta historia conoceremos la historia de Robert de Tramontana, el Condenado y es que desde su nacimiento su vida tenía ya estaba predestinada; sin embargo, él luchó contra todas aquellas adversidades para dar a conocer y valorar la justicia como máximo derecho de las personas, todo ello llevado con maestría añadiendo dosis de aventuras, intriga y amor

Sinopsis inicial

Año 1170, en una fría mañana y como marca la tradición los primogénitos de las dos familias más fuertes de la región deben enfrentarse para corroborar quién es la familia más poderosa y quién otorgará los derechos de los siervos. Ese duelo consiste en la inmersión de los herederos, en este caso, dos bebés de apenas unos meses en las gélidas aguas, aquel que se hunda será el escogido de Dios, llevando así la gloria para su familia.

Portada de El juicio del agua de Juan Francisco Ferrándiz
Portada de El juicio del agua de Juan Francisco Ferrándiz

Los bebés eran Robert de Tramontana y Blanca de Corviu, la sumersión fue inmediata y aunque fue difícil determinar la victoria resultó vencedora la de Corviu. Lo más significativo de tal evento es que ambos bebés salieron con los dedos entrelazados, algo que haría saber que estarían predestinados. En ese duro ritual tanto él como ella perdieron algunos dedos de sus manos, algo que trataban de ocultar pero que era conocido por todos. Ese terrible suceso hacía que ella fuera más difícil de casar, pero esto también resultaba complicado para Robert de Tramontana, quién desde que perdió en el juicio del agua, empezó a ser el Condenado.

Poco a poco Robert tuvo que ver como su madre y él eran despojados de todo lo que anteriormente era suyo, pero poco podía hacer al respecto las leyes eran así y por aquel momento no había nadie que pudiera ayudarle; sin embargo, su madre tenía un plan para que todo cambiara, no era el más ético pero era la única esperanza para que su hijo dejase de ser un humilde niño para crear de él todo un ser poderoso, con carisma pero sobre todo juicioso y no importaba quién se pusiera en medio para impedirlo, la venganza había comenzado.

El destino estaba escrito

Blanca perdió a su madre Leonor en el mismo parto, por lo que desde aquel momento compartió su vida con su padre Ramón de Corviu.  Este adaptó el apellido de la madre puesto que tenía un rango superior y era realmente quien ostentaba el cargo, de su padre no recibía afecto solo desprecio y más aun cuando tras el fallecimiento de su madre se casó con Saura de Cabrera, con la cual tuvo un hijo, un varón, Arnulf quién preferiblemente sería el digno heredero, al menos para Saura. Ella no lograba entender como salió con vida de aquellas gélidas aguas pero poco importaba y es que no se quedaría ahí parada esperando que Blanca renunciase a su título.

De nuevo la muerte asoló su vida y también la de Robert, ambos tuvieron que rehacer su vida, huir de ahí para intentar lograr tener un futuro mejor. El de Robert casi estaba escrito, su tutor era un hombre de leyes y esperaba de él lo mismo, de Blanca, se esperaba un matrimonio con alguien pudiente. Pero la vida no dejaba de sorprenderles y es que a pesar de que apenas se conocían y debían odiarse, sentían una tracción algo extraña pero ningún momento era bueno para comenzar algo entre ambos y es que no importaba su historia de posible amor, sino la fuerza de unión para derrocar los muros inquebrantables de la historia, los derechos y las leyes.

Robert emprendió un camino por varias partes del mundo, en ellos aprendió lecciones de vida de seres extraordinarios que lograron conseguir lo que es a día de hoy, tuvo affaires con varias mujeres pero en su mente siempre estuvo el recuerdo de aquella joven, de Blanca. Tuvo varios infortunios, conoció a personas relevantes como reyes, condes; combatió en mil batallas pero nunca perdió la esencia de aquel chico que dejó su vida atrás tras su primera traición.

Esta no es una historia de amor, es una lucha de cómo se cambió el mundo en un momento donde las leyes romanas, se dejaron atrás con el único propósito de la imposición, la fuerza, la osadía y la avaricia.

Mi valoración personal

El juicio del agua es una novela con una amplia documentación que excede en páginas y tramas en ciertos momentos de la novela. Resulta interesante saber como de manera progresiva se va fraguando la historia de ambos a lo largo del tiempo, pero son demasiados los personajes que ahondan en la novela de los que menos de la mitad resultan relevantes para la trama y eso hace que se pierda el interés en ciertos momentos.

Foto de archivo de Juan Francisco Ferrándiz, autor de El juicio del agua
Foto de archivo de Juan Francisco Ferrándiz, autor de El juicio del agua

Pero sí quiero destacar la labor de Ferrándiz para describir batallas, enfrentamientos acercándonos más de cerca la labor de los jueces a un mundo de injusticias, donde primaba más los lazos sanguíneos que la esencia o el valor de las persona. Escrito de una forma exquisita, aunque usando infinidad de latinismos Ferrándiz nos adentra en una novela llena de valentía, que nos hace comprender la labor de algunos hombres por defender el Derecho de una forma tan propicia.

Y es que como bien muestra el autor la esencia de este libro es mostrar la proeza del Derecho casi como institución, que ha sido un hito a lo largo de la Historia, especialmente en el periodo de la Edad Media, y para conocer cómo se logra nos escribe esta novela donde ahondamos en este terreno para algunos desconocidos, como es mi caso de las leyes.

Entrando en detalles

Es cierto, que en ciertos momentos no lograba hacerme con la historia y es que parecía no comprender el sentido del libro, pero llegados a su fin y viendo lo sucedido durante su proceso comprendo las razones por las que él ha escrito el libro, pero quizás debería haber tenido mayor recorrido por personajes que resultan clave durante la narración.

He viajado de la mano de Robert por medio mundo, hemos conocido sus inseguridades, su amabilidad, su sentido del deber y las distintas formas de amar. Blanca es una pionera para su época, y no se deja amedrentar por nada ni nadie, pero creo que la historia entre ambos podía haber sido más ágil y es que a veces te dejas llevar por la ambientación y redacción pero poco por el suceso en sí.

En definitiva, una novela orientada para los amantes de la buena literatura, el Derecho y las novelas históricas rigurosas. Un libro con luces y sombras pero que nos hace descubrir unos de los periodos más gloriosos y combativos en la historia española.

Otras novelas históricas que te podrían gustar son: El tejido de los días de Carlos Aurensanz, El destino de los héroes de Chufo Llorens, La sospecha de Sofía de Paloma Sánchez Garnica o El pintor de almas de Ildefonso Falcones.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre