El jardín como hogar, el jardín como extensión del interior de la persona. He pasado un día completo leyendo a Umberto Pasti. Acantilado ha comenzado a promocionar su Perdido en el paraíso, que fue interrumpido por la pandemia. Una pena, porque si este libro hubiera llegado a nuestras manos en el confinamiento estricto de marzo o de abril, nuestra vida habría sido más rica. Pero vender libros en aquella época de silencio y aplausos era una quimera. La obra de Pasti nos llega ahora, y uno, que es lector que gusta de abarcar el mundo de los grandes autores, ha completado el Paraíso con Jardines, Los verdaderos y los otros, que editó Elba en 2014.

Jardines de verdad, y los otros

Umberto Pasti es jardinero. Pasti entiende el jardín como una extensión del mundo interior de las personas. Te aconsejo, lector, si quieres entrar en su mundo apasionado, culto, rebelde y sincero, que comiences por Jardines, el libro editado por Elba con unos magníficos dibujos de Pierre-Le-Tan, tan irónicos como la prosa de Pasti, o tan sensuales como las descripciones que hace de sus plantas y sus flores.

Jardines
Jardines

Jardines es un libro sobre jardines, obviamente, pero es sobre todo un libro sobre los seres humanos y su evolución. De ahí los títulos de sus capítulos: el jardín millonario, el jardín de diseño, el jardín morisco, el jardín de la gasolinera. O el apartado dedicado a las rotondas y a los jardines públicos. El texto termina con algunos consejos para hacer un jardín, y una breve lista de libros, cuadros y objetos útiles.

La búsqueda de la belleza

La idea de fondo de Pasti es que somos seres que buscan la belleza. Es un impulso profundamente humano. Pero por el camino de la vida, otros dioses nos han hecho perder ese objetivo: el dios del dinero, el dios del desarrollo, el dios de querer exhibir sin complejos nuestra riqueza. Por eso el autor se emociona ante un jardín de gasolinera: «es mi favorito. No es un jardín en el sentido estricto de la palabra, ni por dimensión, ni por función, ni por intención. Sin embargo, es el único ejemplo de espacio verde considerado hasta ahora en el que la inteligencia y los cuidados del hombre logran adaptarse a un ambiente hostil de forma admirable y con resultados inimaginables».

Pasti es un jardinero que mira el mundo con ojos de filósofo y que critica el modelo de desarrollo que se impone en el mundo: «la erradicación de la autonomía de los más pobres, los más débiles, imponiéndoles un modelo de vida al que tan solo podrán acceder endudándose con el banco, convirtiéndose en esclavos de un trabajo asalariado, abdicando de su cultura y de la de sus antepasados».

Perdido en el paraíso de Umberto Pasti

En Jardines hay un capítulo dedicado a La Baitia, una pequeña aldea en el Rif (Rouhounna), no lejos de Tánger. Pasti termina ese capítulo en el que describe el lugar, un jardín remoto y a sus habitantes, la familia Bando, con esas palabras: «tu jardín estaba aquí, aquí tenías que llegar para volver a ser, para convertirte en un hombre». Perdido en el paraíso es la historia de esa conversión.

Perdido en el paraíso
Perdido en el paraíso

El título del libro convierte El paraíso perdido de Milton en un lugar real en el que perderse de la deriva del mundo, un lugar en el que recoger todas las plantas amenazadas por el urbanismo moderno. Una historia de veinte años. Un día Pasti dio un paseo y se paró a descansar bajo una higuera. Al despertar, supo que su vida, su jardín, estaba allí. No había agua, no había luz, no había carretera. Tan solo un paisaje agreste, una ladera, y el mar.

Perdido en el paraíso es el libro de una aventura fascinante: la transformación de un lugar, pero también de su gente. Pasti forma una familia con los Bando, con los vecinos de Rouhounna, para los que es el nazrani, el extranjero el «taliano». Pasti escucha a la tierra, y escucha a su gente, su historia, su forma de pensar y de sentir.

Perdido en el paraíso es un libro de una belleza rara, que nos recuerda lo esencial de la vida, el mensaje implícito en la naturaleza, la fuerza de los sueños y la enorme potencia de la pasión. Es además un libro divertido, muy bien narrado, lleno de ironía y de humor, de amor, de pasión, de cultura. Y traducido de forma magistral por José Ramón Monreal. No es una obra fácil para un traductor: su riqueza verbal va paralela a la riqueza del conocimiento botánico de Pasti, que es enciclopédico.

Si quieres mejorar tu diseño de web estratégico o quieres empezar a construir tu página web estaremos encantados de asesorarte y ayudarte. En Ludiana te ayudamos a fabricar herramientas digitales  para  una comunicación estratégica persuasiva.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre