Giri/Haji se estrenó en Netflix a principio de año y es una más que interesante sorpresa. Cinco personajes en busca de redención protagonizan este thriller policíaco con la mafia japonesa de fondo, entre Londres y Tokio. Códigos de honor, historias familiares, pecados y redenciones, y el diálogo complejo entre dos generaciones, son el centro de esta serie de contrastes culturales acusados.

La yakuza, entre Tokio y Londres

La historia de Giri Haji arranca en Londres, donde se ha cometido el asesinato de un miembro de la yakuza japonesa. La sangrienta venganza no se hace esperar en Tokio. Para evitar una escalada en la guerra, el detective Kenzo Mori es enviado a las capital británica. Mori deja atrás un padre moribundo, un matrimonio desgastado y una hija que no encaja. Arrastra además, el deshonor de una decisión inmoral tomada para salvar a su hermano.

En Londres, conoce a la inspectora Sarah Weitzmann, repudiada por sus colegas por una delación impulsiva y al chapero Rodney. Al poco tiempo se les unirán el hermano de Mori, dado por muerto un par de años atrás y la hija del detective japonés. Los cinco son los protagonistas corales, como si de familia sustituta se tratara, de esta historia marcada por malas decisiones.

Conflicto familiar

Los hermanos protagonistas de la serie
Los hermanos protagonistas de la serie

Los conflictos de los personajes, de todos ellos, desde la asesina a sueldo hasta la dócil esposa japonesa de Mori, dan dimensión a la trama y la hace ir más allá del thriller policial. Todos los personajes, como en la vida real, han cometido errores, y todos tienen que pagar de una forma u otra. En ese sentido, Giri Haji se puede contemplar como una historia de caídas y redenciones.

El montaje, que en ocasiones recurre al cómic, dosifica la trama hasta presentar un fresco completo de las trayectorias y sentimientos de sus protagonistas. Sorprende una poética escena, una danza editada en blanco y negro, casi al final, que ayuda a encajar las historias de todos los protagonistas. Es quizá algo pretenciosa, pero se disculpa porque tiene lugar en el único momento en el que no resulta ridícula, cuando todos los protagonistas y sus potenciales asesinos se unen para salvar la vida al personaje más inocente de la historia.

Personajes extraviados

Entre el reparto destaca un impagable Will Sharpe encarnando al chapero Rodney y la siempre estupenda Kelly Macdonald. Charlie Creed-Miles, en el papel del mafioso londinense, también está sobresaliente en un papel no exento de simpatía a pesar de su bajeza moral.

Will Sharpe en el papel de Rodney y Takehiro Hira como el detective Kenzo Moriy
Will Sharpe,en el papel de Rodney y Takehiro Hira, como el detective Kenzo Mori

Producida por la BBC y con la impecable factura de la casa, presenta un flanco débil. Da la impresión que se ha occidentalizado a los personajes japoneses para que encajen en la historia. Quien haya leído Estupor y Temblores de Nathalie Nothomb, o El crisantemo y la espada de Ruth Benedict, estará de acuerdo en que las relaciones interpersonales en el país del sol naciente no son tal y como se reflejan en Giri/Haji.

La escena de la danza en el capítulo final de Giri Haji

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre