corral cervantes

Greta Alonso es el seudónimo utilizado por la autora de El cielo de tus días. Un thriller apasionante que cautiva desde el principio gracias a sus innumerables giros inesperados y que nos hace reflexionar. Una lectura ideal y muy recomendada de cara a este verano.

A raíz de la publicación de esta primera novela de Greta Alonso, reseñada en la web y que podrás encontrar en este enlace, hemos tenido la gran suerte de poder entrevistar a su autora y hablar con ella de su proceso de creativo, de su publicación, además de conocer un poco más a la persona que se esconde tras su seudónimo.

El cielo de tus días
El cielo de tus días, de Greta Alonso – image vía Amazon.es

Los que hemos leído El cielo de tus días lo calificaríamos como un thriller trepidante en la que se habla de numerosos temas y con el que el suspense está más que servido. Pero para ti, como su autora, ¿qué significado tiene? ¿Cómo lo definirías?

Greta Alonso.- Para mí es una novela que pretende hacer despertar. Además de la trama en sí, de los giros, toca aspectos actuales y lacras que nos afectan a todos: el conformismo, el autoengaño, la censura, el nuevo puritanismo… Creo que muestra el modo en que vivimos, aceleradamente; la manera en que intentamos convencernos a nosotros mismos de aquello que no nos acaba de cuadrar. La definiría también como una muestra del modo en que el seno familiar puede marcar a las personas, sobre todo en la infancia. ¿Somos libres? ¿O nacemos condicionados por el entorno?

Por lo que sabemos de Greta Alonso, gracias a tu web, has escrito “cuentos y relatos”, y de repente das el salto a la novela, que por cierto tiene cerca de 500 páginas, aunque tal y como dije en la reseña se lee en un suspiro. ¿Cómo y cuándo surge esa idea?

La idea llevaba en mi cabeza mucho tiempo, pero con la rutina del día a día nunca encontraba el momento. Una noche, en Madrid, vi a una conocida autora de novela policíaca, y como creo mucho en las señales, lo interpreté como un aviso: tenía que hacerlo, tenía que comenzar esa novela que por uno u otro motivo iba dejando aparcada. Una vez me senté a escribir, ya no pude parar.

«La novela negra permite trabajar otros muchos campos de la psicología y la sociedad«

Y siguiendo un poco con la idea anterior, ¿qué hizo que te decantaras por el thriller y crearas el universo que has ideado en esta novela? ¿Es quizá uno de tus géneros preferidos?

La novela negra es un género que me gusta de siempre y que, además, permite trabajar otros muchos campos de la psicología y la sociedad: el deseo, el odio, la traición, la ira. Y como dije antes, ofrece un buen espectro del panorama social. En esta novela caben todo tipo de caracteres de todos los estratos sociales.

La ficción arranca de una manera sorprendente. Con “la recepción de un sobre grande, en papel manila”. “Envío anónimo en que contiene en el interior una bolsa de pruebas transparente de los que utilizan en la comisaría del inspector Brul con un mechón de pelo dentro y con nueve palabras en el reverso”. ¿Cómo surge esta idea? ¿Te inspiraste en algún hecho concreto?

Unos años antes de iniciar El cielo de tus días había encontrado un mechón de pelo en un desván de la casa familiar. Supongo que debió pertenecer a una niña, pero nadie supo decirme de quién era, y empecé a hacerme preguntas. ¿Qué había sido de ella? ¿Aún vivía? ¿Quién dejó allí aquel mechón? Creo que todo tiene un motivo, y en la ficción siempre hay un poso de realidad.

En la mayoría de los casos la finalidad de la novela negra y del thriller suele ser la crítica social, la denuncia de determinados actos crueles etc. En ese sentido, tu novela habla, en mayor o en menor medida, de varios temas: desde las mafias, al tráfico de influencias, pasando por entramados opacos que existen o que podrían existir, del enorme poder que tienen… ¿podrías hablarnos un poco de todo ello?

Solo hay que coger un periódico para sospechar que el poder, el verdadero poder, se mueve en la sombra. En España, en los últimos años, hemos sido conocedores de muchos casos de corrupción; se ha hablado mucho de la corrupción política, del tráfico de influencias, también de las corporaciones que atesoran cuotas de poder mucho más amplias que algunos estados. ¿Hay algo más detrás? ¿Algo más poderoso? ¿Qué somos nosotros para ellos? ¿Piezas de un mecanismo que pueden desecharse? ¿Sabemos lo que ocurre realmente? ¿O solo vemos la punta del iceberg? Es algo que me pregunto siempre.  

Se tocan temas variados: obsesiones, mentiras, el dolor…

 El cielo de tus días también se caracteriza porque se tocan temas como las obsesiones, las envidias, las mentiras, la crueldad de determinados actos, el dolor… y se ven reflejadas perfectamente en los personajes (muy reales, con sus virtudes y defectos). Por otra parte, una buena manera de jugar con el lector y mantenerlo intrigado porque nunca sabe qué esperar de cada uno de ellos. ¿Podrías contarnos un poco de cómo ha sido el proceso a la hora de perfilar estos personajes? ¿Cómo te inspiraste a la hora de crearlos?

Supongo que de un modo inconsciente me baso en aquello que conozco. Y las ideas van surgiendo espontáneamente. Siempre llevo encima un bloc de notas, yo no me siendo frente al ordenador a que llegue la inspiración; la inspiración llega cuando hago mi vida cotidiana: en una cafetería, en el trabajo, haciendo la compra. Soy muy observadora, y como me cuesta expresarme, disfruto más escuchando; las palabras, los gestos, los silencios… Creo que me voy nutriendo de ello. La literatura está ahí afuera.

En el Monte Buciero – uno de los escenarios de la novela – image vía GretaAlonso.com

Hay algunas frases en tu ficción que, aunque somos conscientes de que existen en la realidad y duelen, al leerlas consiguen ponernos los pelos de punta. Más aún: “El nuestro es un país homicida: se recurre a la violencia con una frecuencia preocupante y se alardea de ello; para algunos la violencia rezuma atractivo. Homicidios y desaparecidos. Las personas también desaparecían, como los boles en los sofás, como horquillas y pinzas de la ropa”. Sin duda, es cierto eso de que la realidad supera a la ficción. ¿Qué opinas?

La realidad supera a la ficción, sin lugar a dudas. A veces se oyen noticias que parecen surrealistas, y los crímenes más escabrosos son los crímenes reales. En la novela me he volcado en la búsqueda de la causa, del motivo, de lo que hace que una persona se convierta en criminal. A veces tengo la impresión de que el mal flota en el aire.

Acerca de la fase de documentación

¿Cómo ha sido la fase de documentación?

La he ido alternando con la de escritura, porque creo que en una novela hay que hallar un equilibrio entre la magia y el orden. Una novela no es un ensayo, por eso hay días que escribo con total libertad, casi de forma caótica. Y otros toca poner orden, estructurar, documentarse y dar verosimilitud a la trama. Disfruto mucho documentándome sobre el terreno: en Londres, por ejemplo, o en el Fuerte de San Cristóbal.

Manteniendo en vilo al lector

Otra de las características que marcan tu novela son los giros inesperados. Hay muchos y acaban sorprendiendo cuando menos nos los esperamos. Son claves para mantener al lector en vilo. Cómo acabarías la siguiente frase: Las novelas sin giros inesperados son como…

una canción sin música.

¿Nueva novela a la vista?

Buceando un poco por tu web, en el apartado de “tus novelas” he leído Ya no es eterna la noche y cuya protagonista, Lucía Moro, conocerán los lectores que lean El cielo de tus días, porque aparece en ella. ¿También aparecerán Natalia, Brul o alguno de los personajes que ya conocemos? ¿Algo que nos puedas adelantar?

En Ya no es eterna la noche Natalia y Brul aparecen como personajes secundarios, aunque van cobrando peso en una trama que, en principio, es totalmente independiente de El cielo de tus días. No puedo adelantar demasiado, solo que la novela está escrita y no sé si llegará a publicarse. Depende de muchos factores.

Publicación pospuesta

La publicación de tu novela ha sido pospuesta a causa de esta terrible situación que estamos viviendo. ¿Cómo lo has llevado?

Hago mucho deporte, suelo ir al monte todos los días, y pensé que me iba a costar pasar el confinamiento, pero la verdad es que lo he llevado bien. No he sido capaz de concentrarme en ninguna lectura, tampoco he escrito, pero creo que me ha venido bien parar, reflexionar, darle otra dimensión a las cosas. Vivía muy acelerada, pensando en la siguiente tarea sin acabar de realizar la anterior. He tomado decisiones para emprender cambios, y respecto del aplazamiento de la salida de la novela, creo que lo que sucede, conviene. Todo ocurre por algo, y en medio de este drama que vivimos, me considero una privilegiada: no he perdido a ningún ser querido, no he perdido el trabajo, ni tampoco la cabeza. Parece que estamos saliendo.

Conociendo un poco más de cerca a Greta Alonso

Y ahora, si te parece bien, algunas preguntas para conocer más de cerca a la autora (es una costumbre que tengo con todos los autores). ¿Qué cinco lecturas recomendarías a nuestros lectores?

Bella del Señor, de Albert Cohen. Por la crudeza y la honestidad sobre lo que es el amor.

La edad de la inocencia, de Edith Warton, por la crónica del desengaño y la resignación.

Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen. Porque tengo un punto romántico.

Ana Karenina, de Lev Tolstoi. Por lo mismo que la primera.

La hoguera de las vanidades, de Tom Wolfe. Por lo crítica y satírica.

Lecturas recomendadas por Greta Alonso

Además de en el arte literario, ¿en qué otras artes se pierde Greta Alonso?

En la música, para inspirarme. También me apasiona el cine, sobre todo el cine clásico.

Imagínate por un momento que tuvieras la oportunidad de tomar un café con un personaje (de novela, cómic, serie, película…) ¿Quién sería y por qué?

Me tomaría un café con Atticus Finch, el protagonista de Matar a un ruiseñor, la novela de Harper Lee. Me gustaría aprender de él, que me explicara cómo es capaz de esquivar los pleitos pobres, de mantener una idea y ser consecuente con ella. De no dejarse arrastrar por la vorágine, y mantenerse firme.

Una noche. Ves una estrella fugaz y sabes que es capaz de concederte el deseo de convertirte en una canción. ¿Cuál serías?

Sin lugar a dudas, La chica de ayer, de Nacha Pop.

Y para finalizar, te dejo este espacio en blanco para que añadas o digas lo que desees.

Me gusta que me hagan pensar, y esta entrevista me ha hecho reflexionar bastante. Lo de la estrella fugaz me ha llegado al alma.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre