Antes de ‘Midsommar’, la película de terror centrada en una Suecia ancestral, Ari Aster nos metió el miedo en el cuerpo con ‘Hereditary’, su alabada ópera prima, reconocida como una de las mejores del género

La primera película de Ari Aster es más complicada de lo que parece y está mucho más pensada de lo que pudiera parecer.

Considerada como una de las mejores del 2018 y de los últimos tiempos, se le atribuyen similitudes con grandes obras maestras como El resplandor o La semilla del diablo.

Si bien tiene sus detractores, no me cuento entre ellos. Sobre todo por su impactante final, cuando vas comprendiendo todo y entiendes muchas de las cosas que han sucedido

Una abuela que tenía muchos asuntos oscuros

Hereditary tiene un título muy claro: todo es cosa de herencia. De alguna forma, todo empieza con la abuela que acaba de morir. Como dice su hija en su funeral, mi madre fue una mujer con problemas mentales, muy reservada y la convivencia con ella no fue fácil.

Hereditary, la abuela
Ellen, la abuela

Ellen, la abuela, se presenta como el personaje del que parte todo. Su hija Annie Graham, una espléndida Toni Collette, la ha estado sufriendo durante toda su vida. Significativo cuando explica a su propia hija Charlie (Milly Shapiro), que su abuela la quería tanto que quería darle de comer y no dejaba que ella, su propia madre, lo hiciera.

Charlie también le da un aviso a su propia madre: «La abuela quería que yo fuera un chico«

Sucesos trágicos sin aparente explicación

Tras la muerte de la matriarca, comienzan a suceder cosas extrañas a las que sin embargo, los miembros de la familia intentan buscar explicación. En esa empresa de hallar comprensión, Annie recurrirá a una «amiga» que hace espiritismo para encontrar respuestas. Es como meterse en la boca del lobo, sin darse cuenta.

Hereditary. Charlie, la hija pequeña

Se le achaca a Hereditary un ritmo lento. No lo creo. Para mi la escena del fatal accidente de Charlie cuando va en coche con su hermano Peter es de lo mejor del cine de terror de los últimos años. Un venado muerto en la carretera, el coche que tiene que desviarse, el poste de luz. Y la fiesta previa, a la que Charlie no quería ir ni Peter quería que fuera.

A partir de ahí, se mastica la tragedia en la familia Graham, por mucho que el marido intente siempre mostrarse inalterable e impasible. Cuando su mujer le pide una sesión de espiritismo con su propio hijo, las cosas parecen ir demasiado lejos. Sólo lo parecen. Porque van después más lejos

Una obra con autonomía y estética propia

Si bien se indican algunas obras de culto como influyentes en Hereditary, al final la película se mueve a su propio ritmo y marca su propia estética. Más allá de El exorcista o La semilla del diablo, y bastante diferente con la segunda película de Aster, Midsonmmar, donde el terror es más grupal, Hereditary se justifica a si misma con su definitivo desenlace. Creo que pocas veces un final estuvo tan justificado y fue tan explicativo.

Estábamos buscando certezas, Annie estaba buscando certezas y nos ayuda a encontrarlas a todos.

Peter, en Hereditary. Imágenes IMDB

Parece que las terapias para encontrarse a uno mismo no son tan buena solución. Y también es obvio que somos el resultado de lo que han sido nuestros padres y a su vez nuestros hijos siguen la misma tradición. ¡Cuidado con los juegos de espiritismo!

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre