Al hablar de La nuit venue no estamos tratando de un estreno, pero sí de una película que merece la pena, que se puede ver en Filmin, y que es un poema de amor entre esclavos. Los que viven en Occidente, los que habitan en los márgenes, cada vez más estrechos, del mercado europeo. Estamos ante una película que entra en el llamado género polar, una versión francesa de las películas de policías, aunque en este caso la policía brille por su ausencia. La nuit venue se desarrolla en esas zonas donde los polis no tienen nada que decir, porque tienen sus propios códigos, y están lejos de la mirada pública. Estamos en Paris. Y las mafias chinas dominan el mercado de los VTC. Cine negro francés: polar.

En La nuit venue, el protagonista tiene muy claro su lugar en el mundo: “Yo no tengo papeles ni dinero, sólo deudas”. Una mafia china le sacó del país para evitar problemas con la policía. Y Jin lleva cinco años pagando esa deuda. Trabaja como conductor de un VTC. Su turno es el de la noche. Duerme de día. El resto del tiempo compone música electrónica (que integra la banda de la película) y de vez en cuando habla con su madre, que vive en China, y a la que le preocupa que su hijo encuentre una novia. China, por supuesto. Cualquier otra opción la madre la verá como un fracaso.

A Jin le quedan apenas unos meses para saldar su deuda. Sueña con volver a ser un DJ. Cuenta los días para liberarse de la carga de pagar su fuga de China. Ahorra, envía dinero a casa, y se encarga de introducir a los nuevos conductores en un mundo nuevo. La noche es complicada, la lucha por encontrar clientes es ardua, y la guerra con los taxistas no deja tregua. El coche de alquiler clandestino que conduce forma parte de la flota de una mafia china que domina el transporte de pasajeros, y que tiene negocios paralelos en el transporte de droga que entra por Holanda.

Frédéric Farrucci

La vida de Jin es una pura rutina: llegar al garaje, coger el coche, conducir toda la noche, buscar clientes, hacer una caja regular, regresar al garaje, limpiar el coche, ir a dormir. El señor Xie controla los vehículos por geolocalización. Sabe las paradas, el tiempo de trabajo. Controla los horarios y los tiempos muertos de sus conductores. Todos están pagando una deuda. Pero dos acontecimientos van a alterar la situación: un accidente de tráfico dispara la deuda de Jin y cambia la fecha de su libertad. Y una pasajera, Naomi, Naomi (Camélia Jordana), una stripper que también quiere cambiar de vida. Así que el reto, a partir de su encuentro, será, para los dos, escapar de la esclavitud y construir una vida juntos.

La nuit venue es el primer largometraje de Frédéric Farrucci. Fue premiado en el Festival de jóvenes directores de Saint-Jean-de-Luz (premio al Mejor director y a la Música) y en el Festival de Cine de los Campos Elíseos (premio del Público). Con los ingredientes del noir, Frédéric Farrucci presenta, a través de la mirada del protagonista, que recorre Paris, un universo marginal: esclavos explotados que visten de traje negro y conducen berlinas, gente educada que vive sometida. Farrucci construye muy bien esa atmósfera sórdida que circula paralela a la ciudad luminosa de vida nocturna intensa. El lujo se cimenta sobre vidas destrozadas.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre