Miel de verano – Sara Paborn – Ediciones B – 20.90€ – 387 páginas

Los amores del pasado son siempre una buena trama para empezar un libro, y así es Miel de verano, la sexta novela de la autora sueca Sara Paborn una novela con un gran hilo conductor, llevado con delicadeza pero con un final algo abrupto e inconexo. La nostalgia por el pasado nos hace replantearnos cómo sería nuestra vida, y si la decisión que tomamos fue la correcta y esta cuestión se la plantean nuestras protagonistas en esta historia de búsqueda personal

Sinopsis inicial

Ebba Lindqvist tenía una vida de ensueño, estaba casada, tenía un hijo y conducía un programa de éxito. Escribió varios libros que se convirtieron en tendencia en donde mostraba consejos de cómo tener un matrimonio perfecto, así como una armónica vida familiar, poniendo siempre de ejemplo la relación con su esposo Tom, pero en poco tiempo toda esa idílica relación saltó por los aires cuando ella se divorció, haciendo así que toda su credibilidad como coacher matrimonial saltara por los aires ¿Qué debía hacer ahora? Desde la redacción le habían anunciado su inminente despido y ella tenía que buscar una solución y al menos mantener su puesto de trabajo, ya que su vida amorosa tenía poca solución.

Portada de 'Miel de verano' de Sara Paborn
Portada de ‘Miel de verano’ de Sara Paborn

Un día mientras leía una revista leyó una columna en la que una señora de 79 años estaba buscando a su amor de juventud. Ella vivió más de sesenta años con su marido, no había tenido hijos y aunque había sido muy feliz siempre tuvo en mente que fue de aquel joven que conoció en el verano de 1955 y que cambió su vida para siempre. Ella ahora era viuda y cree que encontrarlo podrá cerrar heridas del pasado y quizás que vuelva a brotar de nuevo el amor entre ambos.

Ebba vio en esa columna, la oportunidad perfecta de recobrar su prestigio al buscar amores del pasado, por lo que se puso manos a la obra en buscar a esa agradable y entrañable mujer que era Veronika y la encontró rápidamente y es que esta se hospedaba en una modesta residencia de ancianos en un pequeño pueblo de la costa y hasta allí se fue Ebba, con el único augurio de encontrar una trama fascinante que le devolviera su prestigio y credibilidad y es que ahora solo le quedaba su trabajo porque su hijo también estaba lejos de ella.

Miel de verano

Veronika era una mujer con carácter que había vivido una vida sencilla cerca de su marido, pero sin el calor de unos hijos. Ahora vivía en aquella residencia y el encontrarse con Ebba fue una bocanada de aire fresco y es que ella no quería que le contase cómo fue su relación con su marido, sino cómo fue su historia de amor de juventud, una historia que llevaba más de seis décadas guardada en su cabeza y en su corazón y que con la ayuda de Ebba poco a poco iba a desenterrar.

Fue en el año 1955 cuando apareció él en su vida, ella regentaba junto a su madre una pequeña pensión durante la época estival, ese año llegaba allí alguien especial, un estudiante de una escuela de arte llamado Bo, este ayudaría a terminar una escultura cerca de la zona por lo que estaría por allí una larga estancia. Y este era el nombre de ese amor de juventud, un hombre que forma parte de la vida de Veronika para siempre, pero del cual no tiene noticias durante tantos años, las razones del porqué de ese adiós para siempre solo la saben ellos, y nosotros junto a Ebba seremos testigos de esa historia llena de incongruencias, pasión y lealtad.

Opinión personal

Foto de archivo de Sara Paborn, autora de 'Miel de verano'
Foto de archivo de Sara Paborn, autora de ‘Miel de verano’

De Miel de verano me esperaba una novela sencilla, con dosis de romántica y un final algo predecible y algo así ha sido pero me ha desencantado en ciertos momentos porque la trama no fluye como debería. La historia de Ebba como protagonista es inconexa y es que explica el porqué de su ruptura con su marido y de su situación de cómo está ella actualmente pero sin entrar en detalles, es cómo si tú como lector debieras entender el rumbo de lo que va a hacer ella tras terminar de redactar la historia de Veronika.

De Veronika; sin embargo, sí que entiendes más detalles de su pasado ( aunque no de manera exagerado) y es que todo lo da por sentado, su relación con Bo es a veces un poco inverosímil y es que es él en la actualidad el único que aporta más cordura a una trama que decae por momentos, en lo que lo único que sacas en claro es que el recuerdo es a veces algo idealizado y que ese amor del pasado si es verdadero, de verdad permanece.

Creo sinceramente que si le hubieran añadido más páginas tendría una mejor comprensión de la trama, y es que es muy escueta para todo lo que la autora pretende abordar, sí que me gustaría una segunda parte dónde me contara de verdad qué ha sido de ellos en ese tiempo y es que el ritmo de lectura es pausado porque apenas ocurre nada y en otros tramos todo surge de manera repentina, por lo que en definitiva es una lectura con un gran mensaje pero con una mala ejecución.

Algunas novelas con dosis romántica que te pueden interesar son: El vuelo de la mariposa, Hay momentos que deberían ser eternos, La rosa de Hereford

Fanfan  te mantiene al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrece servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre