Páginas magistrales. Selección de Jesús Munárriz. Ediciones Hiperión. Madrid

Tiene este tomo un aire clásico, como de escuela antigua. Recuerda a aquellos otros en los que nació nuestra pasión por los libros. No tenían obras completas sino fragmentos. Un poco de Juan Ramón, poemas de los Machado, un soneto de Quevedo, algunas páginas de Gabriel Miró, por supuesto Cervantes, y algo, mínimo, de Azorín. El lector podía encontrar el estilo en esas pequeñas piezas. Muchas funcionaban como páginas autónomas porque eran descripciones iniciales de un relato, o escenas completas, arcos o ventanas de una arquitectura mayor. En Páginas magistrales el autor es único: un Galdós enciclopédico al que se le ha practicado la operación de desmenuzar algunas de sus hebras ejemplares. Quizá para iniciar a quienes no lo conocen, en este año del centenario galdosiano. O simplemente para disfrutar de su prosa en pequeñas lecturas. Sea como sea, estos aperitivos abren la curiosidad a lecturas de largo recorrido.

El año galdosiano de Munárriz

Páginas magistrales
Páginas magistrales

Nos cuenta Munárriz en el prólogo a estas Páginas magistrales que una operación de rodilla le obligó a un reposo de meses. «Hay días que hacen biografía y otros que pasan en blanco» escribió Umbral. Con un horizonte de tantas jornadas sin acontecimientos, se puso a leer a Galdós.

La evolución de la rodilla le permitió agotar los Episodios Nacionales en un año y medio. Fue su año galdosiano, antes de este centenario. La pandemia le sorprendió en la lectura de otras novelas menos conocidas. Y de ahí nacen estas Páginas magistrales.

Afinidades temáticas

El seleccionador nos dice también que en la lectura de Galdós descubrió que no hay novela en la que no cite a Cervantes. Y añade que fue encontrando textos que el autor intercalaba en sus obras, textos de extensión larga, con vida propia. «Descripciones de personajes, de paisajes, de viviendas, de calles, escenas de costumbres, de empleos, opiniones sobre el país, sobre política, sobre religión, estampas o fragmentos que se podían leer con independencia del contexto en el que estaban incluidos, como cuadros o páginas escogidas (…)»

Viñetas ilustrativas, así llamaba José Fernández Montesinos a este tipo de pinturas con la palabra. Munárriz las agrupa por temas. A algunas les pone un título propio, como el Trávelin por la calle Toledo. Es un título anacrónico, porque en los tiempos de Galdós no existía ese lenguaje del cine, pero cuando uno lee ese texto extraído de Fortunata y Jacinta se da cuenta de que es, en efecto, como si el ojo de Galdós fuera paralelo a la calle. Sigue los pasos de Jacinta y va describiendo el barroco y abigarrado espectáculo de una calle en la que se mercadea con todo lo posible en aquella época.

Páginas magistrales es un libro que responde a un formato clásico. Es el libro de un lector, de un gran lector. Y consigue transmitir la pasión por un autor que nos cuenta con la fuerza de la prosa de nuestro mejor novelista después de Cervantes, cómo era el mundo de hace un siglo y medio. Quienes toquen el agua de estas Páginas magistrales sentirán el deseo de sumergirse en Galdós, de esperar una larga temporada de retiro para explorar en sus obras la historia de España.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre