Si te quedas en Morella… – Teresa Cameselle – Libros de Seda editorial – 19.95€

Un pequeño pueblo valenciano es testigo de la relación de amor entre Sara y Javier, los protagonistas de Si te quedas en Morella…, un libro que desprende nostalgia y que nos hace recordar los últimos años del siglo XX. Una novela que le ha servido a Teresa Camenselle para recibir el galardón Letras del Mediterráneo 2020

Sinopsis general

Sara entra en la consulta para acompañar a Isabel (su madre), nada más cerrar la puerta escucha su voz, pero no puede ser cierto, han pasado más de 10 años desde la última vez que se vieron, pero no, ahí estaba él ataviado con una bata blanca. Él sería el médico de su madre, el hecho de que llevase su caso no era nada del otro mundo pero su simple presencia le hacía recordar todo lo que vivieron juntos cuando tan solo eran unos niños.

Portada de Si te quedas en Morella... la novela de Teresa Cameselle quien ha ganado el galardón Letras del Mediterráneo
Portada de Si te quedas en Morella… la novela de Teresa Cameselle quien ha ganado el galardón Letras del Mediterráneo

Ella seguía sin creer que él hubiera vuelto a Morella, ese pueblo que para ella era su vida donde todo era motivo de recuerdos ya fueran buenos o malos, pero ¿qué era para él Morella? Él era el niño de ciudad, el chico rico madrileño que venía al pequeño pueblo de vacaciones, para Javier, Morella era motivo de diversión, de libertad pero también de amor. En ese lugar se enamoró de Sara cuando tan solo era un adolescente, pero jamás la pudo olvidar, también estaba seguro de que ella se negaría a escucharle y es que tras tanto tiempo había pequeñas cosas que no habían cambiado.

Una década, es el tiempo que había transcurrido, un tiempo en donde ambos habían cambiado pero donde aun les quedaba algún asunto por resolver. Sara sabía que en poco tiempo lo volvería a ver, ya que eran invitados en la boda de Carlos, el primo de Javier. Pero ese reencuentro tan precipitado solo le hizo recordar, su historia de amor. Un verano de 1989 que precipitó la vida de dos jóvenes enamorados e inconscientes.

Recordando el verano en Morella

Como cada año Javier dejaba la capital para instaurarse en Morella, allí todos le conocían, su aspecto de ojos claros y pelo rubio no pasaba desapercibido especialmente entre el público femenino. Pero a pesar de lo que pueda aparentar, su carácter no era el del típico chulo, creído que embauca a todo el mundo. Él tenía muy bien planteado su futuro, seguiría los pasos de su padre y se formaría como médico, en unos meses empezaba la facultad y sus ansias eran infinitas, pero ahora aprovecharía el tiempo y disfrutaría de sus vacaciones.

Foto de archivo de Morella, ciudad valenciana donde sucede Si te quedas en Morella... la novela de Teresa Cameselle
Foto de archivo de Morella, ciudad valenciana donde sucede Si te quedas en Morella… la novela de Teresa Cameselle

Sara era una chica buena, respetuosa, generosa y trabajadora especialmente eso último. Su familia era muy humilde y tenía que hacer todo lo posible por aportar todo lo que estuviese en su mano, por ello decidió coger el puesto de camarera en el bar recreativo del pueblo, por allí se movía todo el ambiente, especialmente la población más joven entre la que estaba Javier. Él tenía algo que a ella le atraía mucho, pero sabía que un chico como Javier nunca se fijaría en alguien como ella, pero eso no fue así y nada más entablar la primera conversación más seria se dieron cuenta de que tenían varias cosas en común.

Tras las primeras salidas sabían que tras esas risas y pequeñas aventuras se “cocía” algo más, no había porqué ponerle un nombre serio pero sí se dieron cuentas que entre ellos había nacido algo puro y sincero. El verano se iba acabando y con ello llegarían las despedidas pero mientras vivirían todo el tiempo que pudieran juntos. Cada vez la relación entre ellos avanzaba a mayor paso, por lo que el adiós sería más duro. Prometieron llamarse y mandarse cartas, serían nueve meses separados tiempo que esperaban corriera de manera deprisa.

Un pequeño lapso de tiempo

Justo había pasado un año desde la última vez que se vieron durante ese tiempo la vida de él había cambiado casi por completo, en cambio la de ella seguía prácticamente igual. Todas esas promesas que se hicieron casi cayeron en el olvido, pero al volverse a ver fue como si el tiempo no hubiera pasado. Volvieron a ser Sara y Javier, aquellos dos jóvenes llenos de sueños e ilusiones que estuvieron en Morella el año anterior.

En ese tiempo afianzaron la relación hasta el punto de llegar a conocer a las familias, ese fue sin duda uno de los punto más álgidos de la relación y es que ella parecía que no estaba a la altura del status de la familia de él, pero eso no importaba había algo que les uniría para siempre aunque no le gustase a la familia, Sara no era un mero entretenimiento, él la quería de verdad y haría todo lo posible por estar a su lado.

Si te quedas en Morella… historia entre dos tiempos

1989 y 1999 son las fechas en las que transcurre la novela, dos tiempos que sirven para ver como hay heridas que aun no han cicatrizado y es que Sara sigue siendo una chica joven, apenas llega a los 30 años pero tiene en su interior una pena que la acompaña. La vuelta de Javier hizo que todo su mundo se tambaleara y recordara toda su historia con él. Con él vivió los momentos más felices de su vida pero también los más amargos, había cosas que a día de hoy seguía sin comprender. Verle llegar en el Mercedes de su abuelo, era casi un dardo envenado a su corazón, con él recorrió Morella con una sonrisa amplia y una luz en la mirada difícil de encontrar ahora.

Foto de archivo de Teresa Cameselle, autora de Si te quedas en Morella... y Como el viento de otoño
Foto de archivo de Teresa Cameselle, autora de Si te quedas en Morella… y Como el viento de otoño

Javier por su lado se había hecho médico pero un nunca pensó que sería médico de familia, a él también le afectó su separación de Sara, y es que junto a ella fue el único momento pleno de felicidad. Ambos se habían hecho daño pero lo mejor era remendar los errores y continuar. De nuevo estaba en Morella, su primo, el chico más ligón de la zona por fín “sentaba la cabeza” y lo haría con alguien muy íntimo del pasado y es que parece que en Morella eso de los amores de juventud, no es una simple tontería.

A modo de flashbacks se plasma una novela en la que nada está decidido y en la que la realidad es el ingrediente principal de una trama, un argumento sencillo, sin artificios con dotes de dolor, emoción donde la nostalgia es lo esencial.

Mi valoración personal

A principios de año conocí a Teresa Cameselle con la que sería su primera novela histórica Como el viento de otoño, una novela ambientada a finales de los años 20 que me despertó todo el interés por su frescura y gran ambientación, por lo que cuando anunció el lanzamiento de Si te quedas en Morella… no dudé ni un segundo en que debía leerla. Una novela con tinte muy distinto a su anterior trabajo y que me ha gustado por la calidad literaria de la autora pero que me ha defraudado en parte por la sencillez de su trama.

Portada de Como el viento de otoño de Teresa Cameselle, 
autora también de Si te quedas en Morella...
Portada de Como el viento de otoño de Teresa Cameselle,
autora también de Si te quedas en Morella…

El reencuentro de dos amores en el tiempo siempre es sinónimo de éxito, a todos nos gusta saber quiénes fueron ellos en el tiempo y quienes son ahora, pero aquí la descripción personal de ellos no es demasiado extensa, se limita a describirlos en el pasado pero apenas sabemos de sus ambiciones actualmente.

El hilo de la trama es demasiado lineal y es que aquí los matices son la parte más significativa de la historia, es una historia de amor de dos jóvenes de diferentes clases sociales que sufren cambios drásticos en un pequeño lapso de tiempo, es una historia en la que deben saber quiénes son para tomar decisiones y es que la juventud, la inexperiencia les precipitan a abordar situaciones para las que no están preparados.

Detalles significativos

Si te quedas en Morella… tiene unos personajes secundarios más activos y dinámicos que los propios protagonistas y es que echas en falta que aparezcan más a menudo para dinamizar la historia. Quizás lo que me ha faltado es que es demasiado realista, actúan como personajes reales y quizás necesitaba algo más ficticio, ya que se comportan acorde a los modelos de la época de finales del siglo XX. En cuanto a narración o ambientación no se le pueden poner pegas, pero faltaba ritmo, aun así es una historia de superación, de conocimiento de sí mismo y de confrontación.

Volver a recordar el pasado es doloroso y más cuando aun no lo ha superado, y es que ese tono melancólico de Sara, la protagonista está vigente durante todo el libro, ella es la protagonista indiscutible del libro dejando a Javier, Carlos, Loli como meros espectadores de su drama. Si te quedas en Morella… es un retrato a modo diario de lo vivido por una adolescente en lo que se suponía serían los mejores años de su vida, un encuentro con el pasado y también con el futuro.

Una novela con dosis de dramatismo y sencillez en la que te sumerges y disfrutas, un libro con toques realistas e intimistas, así es a grandes rasgos Si te quedas en Morella… ¿y tú, la vas a leer? Porque está tan solo ha sido mi pequeña percepción, te recomiendo que te aventures a ella y la juzgues por ti mismo.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre