Todo en vano. Walter Kempowski. Traducción de Carlos Fortea. Libros del asteroide. 21.80 €

Desde la mansión Georghenhof, la guerra es un conflicto difuso, lejano, una amenaza sorda. Acecha de forma inquietante y pone a prueba a sus moradores.  El alemán Walter Kempowski relata, en la que se convirtió su última novela, la vida cotidiana en los días previos a la llegada de los soviéticos a Prusia Oriental y el éxodo de los habitantes de Georghenhof. Kempowski compone una novela coral de la que entran y salen los más variados personajes. Relata la trágica huida de la población civil a 20 grados bajo cero, en medio de la nieve y asediados por el hambre, en enero de 1945. La novela, obra maestra de Kempowski, se desarrolla con un tono frío, para comprender mejor la crueldad de la guerra.

El final de la guerra desde una mansión

Kempowski dedica el primer capítulo de Todo en vano a Georghenhof. Tiene sentido puesto que la mansión, en la que se desarrolla la primera parte de la novela, es un personaje más. Los rumores sobre el avance ruso son constantes, pero en Geroghenhof, la vida transcurre con cierta placidez. En ausencia del padre de familia, destinado en Italia, la lánguida y bellísima Katharina von Globig, vive su retirada vida con Peter, su hijo de 12 años y la tiíta, que se encarga del gobierno de la casa.

Todo en vano. Libros del asteroide
Todo en vano. Libros del asteroide

 La mansión atrae de forma constante a quienes han emprendido ya la huida hacia el Este. A todos se les ofrece un plato en la mesa. A muchos, un lugar donde pasar la noche. Todos sin excepción corresponden de la misma forma: con el robo, cuando no con la difamación.

Un relato frío, y sin esperanza

El relato de Kempsowski es desapasionado, casi quirúrgico. A pesar de los terribles sucesos que relata, y que el lector sabe que son una ínfima parte de lo que ocurrió, no consigue emocionar. Su fe en la especie humana es  absolutamente nula. Todos roban, todos están dispuestos a engañar, desde el niño hasta el cura, desde el cumplidor trabajador polaco, hasta el impostado barón. Nadie está a salvo de codiciar lo que tiene el prójimo. El engaño, la sospecha, la envidia, el saqueo, el miedo y el instinto de supervivencia están descritos por el autor, con un aire de normalidad, sin dramatismo, como si así fuera siempre el plácido discurrir de la vida.

Una decisión de la atolondrada Katharina, que oculta un apunte de aventura amorosa con el alcalde de la localidad, precipita la pospuesta huida de la familia al oeste. A Peter y a la tiíta les espera el mismo destino que a miles de alemanes atascados en atestadas carreteras, viajando en carros cargados con sus pertenencias, fueran éstas escasas o abundantes, bajo el bombardeo de los aviones soviéticos.

Los obreros en traje de rayas

El autor de Todo en vano habla también de forma velada de la presencia de los ‘misteriosos obreros de traje de rayas’ que trabajan en la fábrica de ladrillos y de los que nadie quiere saber ni oír. Retrata también los inútiles esfuerzos para mantener el orden cuando todo se desmorona y cuando casi todos han perdido  la dignidad.

Destaca entre todos los personajes el inquietante nazi Drygalski a quien reconocemos como el mediocre universal, podrido por la envidia, que asciende en el partido y ejerce su mezquino poder. Un personaje, que sin embargo, será clave en el desenlace de la novela y que confirma que si no conviene tener amigos hasta en el infierno, al menos hay que intentar no hacerse enemigos.

Tras la victoria soviética, 860.000 mujeres alemanas fueron violadas
Tras la victoria soviética, 860.000 mujeres alemanas fueron violadas

Kempowski, nació en  Rostock en 1929, y vivió en carne propia, siendo un adolescente, el avance soviético sobre Alemania. Tras pasar ocho años en la cárcel acusado de espionaje en la antigua RDA, dedicó su vida al proyecto Das Echolot, en el que recogió testimonios sobre la Segunda Guerra Mundi, que se publicaron en 10 volúmenes a lo largo de 20 años.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre