Tú llevas su nombre – Carmela Díaz – Esfera de los libros – 20.80 €

Tras Amor es la respuesta, publicada en 2017, Carmela Díaz vuelve al panorama literario con una nueva novela. Se titula Tú llevas su nombre y está editada de la mano de la Esfera de los libros. Con esta ficción, que se mueve en dos momentos temporales distintos, nos adentra en el fascinante mundo de la civilización maya, en sus leyendas y mitos, además de hacernos viajar hasta su cuna, Yucatán.

¿Cuál es el argumento?

Katherine Kelly y su familia, residentes en Miami, heredaron hace varios años una gran hacienda de henequén en Yucatán. Provenía de un familiar lejano al que no conocían y aunque les pilló de sorpresa se quedaron con ella. Ahora, un tiempo después, tras pensárselo mucho y comprobar la «pequeña fortuna» que una conocida cadena hotelera está dispuesta a ofrecerles por hacerse con ella, deciden venderla. Y para ello, es necesario que alguien de la familia se desplace hasta allí para finiquitar en engorroso papeleo. Katherine, que no está pasando por su mejor momento personal, decide emprender el viaje, conocer de cerca la hacienda, o lo que queda de ella, y acabar cuanto antes con la burocracia para volver a su tierra natal y continuar con su trabajo en la empresa familiar.

Tú llevas su nombre, de Carmela Díaz – image vía Amazon.es

Motivos por los que su estancia se alarga

Sin embargo, una vez allí, irán sucediendo una serie de hechos que conseguirán que su estancia se prolongue. Y es que la empresa que está llevando a cabo las excavaciones hallará enterrado el cadáver de una mujer. A todas luces, y según algunos signos distintivos que acompañan al cadáver, piensa que pueden tratarse de los restos de Guadalupe Montenegro, su antepasada. La misma que, según ha ido investigando, era la dueña y señora de la hacienda en los albores del siglo XX y desapareció de la noche a la mañana sin dejar rastro, en los inicios de la revolución mexicana. ¿Tendrá algo que ver ese hecho? ¿O simple coincidencia?

Tras el levantamiento del cadáver, la prueba de ADN correspondiente y demás burocracia administrativa, las excavaciones y movimientos de tierra continúan. Todo apunta a que en unos pocos días acabará firmando el contrato y se marchará, pero no todo resulta tan fácil. Días más tarde, y a escasos metros de los restos de su antepasada, aparece un nuevo cadáver. El de un hombre. Y en este caso la identificación parece que será más compleja. Ha pasado un siglo desde su enterramiento y es imposible saber de quién podría tratarse. No hay ningún signo distintivo que pueda dar una pequeña pista. A diferencia de Guadalupe, no porta nada consigo y, por tanto, se complica el tema y su estancia vuelve a prolongarse. Sin embargo, Katherine, inquieta y concienzuda, tiene claro que necesita encontrar respuestas. ¿Quién es ese hombre? ¿Por qué está enterrada junto a Guadalupe? ¿Su prometido? ¿Seguirá teniendo parientes? ¿Sería el antepasado de los dueños de alguna de las haciendas cercanas? ¿Su averiguación resultará misión imposible? ¿Por qué se encuentra ahí? ¿Quién lo ha causado?

Su investigación es ardua y le llevará hasta la civilización maya

Inicia una investigación y comenzará a descubrir secretos que guardan esos muros. Lo especial que era su antepasada. Lo que pensaban de ella sus trabajadores y los descendientes de aquellos. Sus fuertes ideales y sentido de la justicia. Una mujer adelantada a su tiempo que le daba igual los convencionalismos y las opiniones de los demás. Pero también conocerá su corta e intensa historia de amor. ¿O de desamor? Quién sabe… De todas formas, también se enterará de las costumbres de los grandes terratenientes de la época. Su forma de vida y sus maldades. Sí, también de las maldades de algunos de ellos porque las había. Y de otras incógnitas ancestrales provenientes de la civilización maya.

Carmela Díaz, autora de Tú llevas su nombre, novela histórica. – Image vía www.esferalibros.com

Sobre la autora: Carmela Díaz

Carmela Díaz, con una excelente formación -doble licenciatura y doble posgrado-, cuenta con una extensa trayectoria en el ámbito de la comunicación y las relaciones públicas. Actualmente dirige una prestigiosa agencia de comunicación.

Colaboradora habitual de diversos medios, en los últimos años ha publicado más de mil artículos y columnas de opinión. Está especializada en estilo de vida, gastronomía y viajes. Escribe en el blog Boulevard Style en Marie Claire, reportajes gastro en El Confidencial, artículos sobre ocio y tendencias en Diario Abierto, y tiene una sección en el suplemento de viajes de El Economista. También ha realizado, entre otras, colaboraciones con Semana y Prisa Revistas.

Es autora de seis novelas, entre ellas Amor es la respuesta, editada con gran éxito en La Esfera.

Opinión personal sobre Tú llevas su nombre

Si eres habitual lector de mis reseñas sabrás que mis opiniones personales suelo empezarlas con algunas frases célebres que, de una u otra manera, tienen algún significado con el tema de la novela o simplemente la definen a la perfección. En el caso de Tú llevas su nombre, si me permites, lo haré de otra forma. Me gustaría hacerlo con este pequeño párrafo que desvela algo y que, si acabas leyendo la novela, entenderás: En «una noche plateada«, después de bañarse, pasear y hacerse arrumacos entre «dos arbolitos«, mirándose «a sus ojitos«, decirse preciosas palabras como «eres mi preferida«, «tú, solo tú» o «corazón, corazón«, «ella» y «el muchacho alegre» acaban en «la cama de piedra». No por voluntad propia sino a causa de un disparo. Sin embargo, no van «vivir su desgracia«, como piensa el malpensado de su asesino, que siempre ha vivido a «siete leguas«, mientras ordena que los metan en un hondo y oscuro agujero tapados «con polvo y otro polvo«, sino que los dos acabarán viviendo juntos «el sueño» eterno.

Sí, así es como empiezo esta reseña. Con un párrafo que, como decía antes, desvela algo y que he escrito utilizando algunos títulos de las canciones de Pedro Infante (que aparece de alguna forma, junto a otra como Chavela Vargas, entre otros, en la ficción), cantante mexicano de la primera mitad del siglo XX, y que resume a la perfección una pequeña parte de lo que Katherine averigua de los cadáveres que se han hallado. Sí, probablemente te hayas hecho una pequeña idea de lo que ha podido ocurrir y quieras saber más, pero permíteme, estimado lector, que pare ahí y que no revele nada más. Porque la historia, o mejor dicho historias, que vas a encontrar en Tú llevas su nombre te van a encantar y quiero que seas tú quien las descubra.

Características de la pluma de la autora

Escrita con delicadeza y sumo cuidado, de forma pausada y sin grandes giros inesperados (pero tampoco se echan en falta), la autora nos transporta de una forma asombrosa a un fantástico Yucatán y nos va relatando los hallazgos que va haciendo Katherine. Un misterio que hará que te remontes a la civilización maya, conozcas más de cerca algunas de sus leyendas y mitos, y se despierte más tu interés por aquella fascinante época.

Narrada en dos tiempos, uno en el momento actual y en primera persona por la propia Katherine, y otro en una época anterior y en tercera, que se van intercalando, acaba desenmarañando el enigma a través de los 11 capítulos que la componen dejándote con ganas de más. Y es que la trama, sus personajes y las descripciones consiguen que se convierta en una de esas lecturas agradables e interesantes, ideales para olvidarte de todo y disfrutar de una buena lectura.

Ambientación y escenarios

Con una ambientación extraordinaria y exquisita, unas descripciones que hacen que te sientas en aquellos parajes y deleites sus delicias culinarias, Carmela Díaz logra que nos sintamos parte de la ficción. Y es que la forma de retratarlos es bella, clara y real. Tan pronto te sientes en «la espesa selva yucateca a un lado, el mar Caribe al otro«, como en un «entorno hipnótico decorado por densa vegetación y árboles gigantes«. Como te decía anteriormente, ha sabido retratar, valga la redundancia, a la perfección los entornos en los que se desarrolla la trama. Y lo hace a golpe de sencillez, conceptos claros y exactos y sin grandes florituras. Y resultan verídicos, muy verídicos.

Entrada de Hacienda en Yucatán. Al estilo de como debía de ser la de Guadalupe Montenegro.
Image vía: Wikipedia.org

¿Cómo son los personajes?

Auténticos y reales, la mayoría de ellos. Personajes con los que se empatiza muy bien y de esos que te dejan huella. Perfilados correctamente y con cierta profundidad, en unos casos más que otros. Sin duda, aunque por supuesto hay varios más, la ficción tiene dos grandes protagonistas. Y cuando hablo de grandes, es porque lo son.

Por un lado, Guadalupe. Una mujer inteligente, adelantada a su tiempo, con personalidad propia, inquietudes, estudios y que, aunque haya nacido entre la abundancia, lejos de dejarse llevar por los convencionalismos de la época en cuanto a las mujeres se refiere, muestra su arrolladora personalidad. Su alto grado del sentido de la justicia, la igualdad y reconocimiento hacia sus trabajadores. Es consciente de que es mejor tenerlos como aliados y en ello se aplica a fondo: eliminando el derecho de pernada, los castigos con látigos y otros castigos públicos, subiendo el jornal, permitiendo que los trabajadores se liberen y no tengan que prestar servicios para ella de por vida… A diferencia de otros terratenientes.

Por otro lado, Katherine, una mujer joven que llega a Yucatán con la idea de solucionar cuanto antes el papeleo de la compraventa de las tierras que ha heredado, pero también con ganas de cambiar de aires. De dejar atrás lo que ha vivido. Dejar de sentirse como se siente. Y volver a ser ella misma. Retomar las riendas de su vida. Es vulnerable, se siente traicionada no por una sino por dos personas y eso le ha dejado herida. Sin embargo, es una persona inteligente, curiosa, tozuda, y de esas que hace lo que sea para encontrar las respuestas que necesita. Y lo más importante y lo que más me ha gustado es la evolución que ha tenido a lo largo de la ficción.

La novela de Guadalupe y Katherine

Es cierto que hay varios personajes más: Blake, la hermana de Katherine, que aunque no tiene un gran peso tiene su importancia, Harry Newman, Howard Grant, Christian Duarte… pero, en mi humilde opinión, es la novela de Guadalupe y Katherine. Ambas luchan por lo que quieren, y aunque hay varias diferencias entre ellas, tienen algo en común: son de las de las que hacen lo que su corazón y razón dicta. Y en ese orden. ¿Será porque son descendientes de quiénes son? ¿Será una mera coincidencia? ¿Tendrá algo que ver la sombra mágica del jaguar? ¿Será el entorno que las envuelve el que obra la magia?

Mis conclusiones sobre Tú llevas su nombre

Como puedes ver, estimado lector, a Tú llevas su nombre no le falta de nada. Una historia actual que te transporta hasta principios del siglo XX y hace que desentrañes el misterio. Con dos protagonistas que, aunque diferentes, les une un vínculo fuerte y que se remonta a una lejana civilización. Una trama bien engranada y cuidada creando un universo que te deleita con sus descripciones, sus escenarios y con la naturaleza, mientras sobrevuela a todo ello la sombra mágica del jaguar. Lo que te decía, lo tiene todo. Por ponerle un «pero», ya sabes que me gusta ser sincera, le pondría al final ya que, en mi humilde opinión, es algo predecible.

Por mis palabras, imagino que habrás deducido que me ha encantado. Y así es, estás en lo cierto. He disfrutado mucho con esta ficción porque es de esas que van a perdurar por varios motivos: por cómo está construida y escrita, y porque soy una gran amante de la civilización maya. Desde siempre me han fascinado sus leyendas (conozco algunas de las que se citan), sus mitos, esa conexión que tenían con la naturaleza, con las piedras naturales como el jade, sus teorías respecto al universo… Y, por todo ello y como no puede ser de otra forma, recomiendo encarecidamente su lectura. Es la primera vez que leo a la autora (la he descubierto por la recomendación de una lectora), pero estoy segura de que no será la última.

Si te apetece viajar hasta Yucatán, disfrutar de su naturaleza, de sus especialidades culinarias y de su historia. Si quieres desentrañar el enigma que encierra la hacienda y trabajar por encontrar las respuestas que necesitas. O si por el contrario, quieres disfrutar con el amor e incluso sufrir con alguna que otra tragedia, no puedes dejar de darle una oportunidad. ¡Te encantará!

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre