Manele Labidi nos habla de su país y de sus esperanzas de mejorar. Lo hace a través de una mujer que regresa de Francia

Caramel Films tiene buen ojo para escoger cintas que lleguen a lo profundo. Entre ellas podríamos recordar Los miserables. Ahora, con Un diván en Túnez, vuelve a hablarnos dentro pero con un cierto aire de comedia. Una película tuniecina que viene avalada por el premio del público en Venecia en 2019.

¿Una película tunecina dirigida por una mujer y protagonizada por otra? Sí, así cambian las sociedades y las mujeres van adquiriendo voz en ellas, como veíamos hace poco con La candidata perfecta.

Comentario

Esta película nos habla de Túnez y de sus contradicciones y esperanzas, a través de una emigrante que retorna queriendo crear algo en el país. Salma monta una consulta de psicoanálisis y un pariente le dirá «nosotros tenemos a Allah, no necesitamos toda esa mierda moderna». Pero todo el mundo necesita hablar.

La burocracia y Selma
La burocracia y Selma

A través de las conversaciones y encuentros familiares de Salma descubriremos una sociedad que se esconde. Gente que bebe alcohol en latas de Coca Cola, hay quien oculta su sexualidad bajo la ropa masculina o la rebeldía tras un velo, está el que añora la dictadura, mujeres que se esconden de su esposo a través del maquillaje y los tacones, imanes moderados que desean ser aceptados en una mezquita menos tolerante y personas que ocultan su depresión tras capas de éxito y ostentación externa. Vamos, lo que ocurre en otras sociedades, aunque quizá allí un poco más oculto.

También trata la cuestión de la burocracia, más que corrupta, lenta e ineficiente. O el tópico que sufren muchos psicólogos sobre si pueden recetar medicamentos. Y por supuesto, siempre está la confusión de quién ve algo inmoral en una mujer hablando abiertamente de los problemas de ambos sexos, incluyendo los más íntimos. Aunque tampoco se entiende que una mujer no se case ni quiera tener un hombre a su lado.

También tiene un recado para la actitud de superioridad europea. Salma aplica con rigor sus normas en la consulta, aunque pretende sobornar al policía, avanzar su expediente en el ministerio a través de regalos a una funcionaria o establecer un negocio sin las autorizaciones pertinentes.

Pero Labidi logra transmitir esto con cierta ternura, a menudo en tono casi cómico. Y al mismo tiempo ha sabido huir de tópicos, los radicales religiosos, los policías corruptos, la mujer oprimida… o de la clásica subtrama romántica.

Golshifteh Farahani y Majd Mastoura

Selma en una sesión
Selma en una sesión

El peso de la cinta recae sobre la iraní Golshifteh Farahani. Con su estilo arreglado pero informal representa muy bien a alguien que regresa de París, la capital de la antigua metrópoli. Y así hay quién le reprocha sus aires. Nadie entiende que regrese, pero lo hace para tratar de construir algo y dar vida a Túnez. El actor tunecino Majd Mastoura, el policía que busca que la ley se aplique, realiza un bonito papel aunque sea secundario.

Concluyendo

En muchas ocasiones un artista novel nos sorprende con un resultado que va más allá de nuestras expectativas. Un diván en Túnez es uno de estos casos. A menudo más tarde se pierde la frescura, o quizá las ideas. Esperamos que Manele Labidi sea una de esas artistas que mantiene y renueva su visión.

Ficha técnica de Un diván en Túnez

  • Director: Manele Labidi
  • Guión: Manele Labidi
  • Reparto: Golshifteh Farahani, Majd Mastoura, Hichem Yacoubi, Amen Arbi, Ramla Ayari, Feryel Chammari, Moncef Anjegui
  • País: Francia, Túnez
  • Duración: 88 minutos
  • Música: Flemming Nordkrog
  • Fotografía: Laurent Brunet

Tráiler

Tráiler de Un diván en Túnez

Sinopsis de Un diván en Túnez

Tras estudiar durante varios años en Francia y trabajar allí, Selma regresa a Túnez justo después de que tenga lugar la revolución social y política de la Primavera árabe. Pretende abrir su propia consulta de psicoanálisis en un popular suburbio. Allí tendrá que tratar con pacientes nuevos y adaptarse a los problemas ocasionados por sus diferencias culturales. También se reencontrará con un pasado que creía haber dejado atrás.

Cartel

Cartel de Un diván en Túnez
Cartel de Un diván en Túnez

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre