corral cervantes

Es una imagen impactante: un robot de cuatro patas trota a través de una ladera cubierta de hierba, dirigiendo un rebaño de ovejas sin un humano a la vista. La fusión aparentemente perfecta de lo futurista y lo agrario es refrescante, incluso esperanzadora, en un momento en que tanto progreso impacta en  la destrucción de la naturaleza. Llega la ganadería robotizada. Con permiso de los ganaderos, que tendrán que decir si les gusta la idea.

¿Pero es realista? ¿Podría un robot asumir el trabajo de un perro pastor?

Un robot para cuidar las ovejas. El video tiene la firma de la neozelandesa Rocos, que anunció una asociación esta semana con Boston Dynamics, fabricante del robot Spot de cuatro patas que protagoniza el video (y muchos otros). Rocos fabrica software para controlar robots a distancia, y el video demuestra un caso de uso potencial: la agricultura.

«Equipado con cargas útiles como sensores de cámara de alta resolución, calor, gas y LIDAR, Spot navega por entornos difíciles para capturar datos en tiempo real», dice la compañía en un post de su blog. “En la agricultura, los agricultores pueden acceder a información como estimaciones de rendimiento más precisas y actualizadas. Esto proporciona acceso a una nueva categoría de automatización y a un negocio más seguro y más eficiente «.

Está claro que el video es principalmente un avance divertido en lugar de una afirmación seria de Rocos (o Boston Dynamics) de que los robots pronto reemplazarán a los perros pastores. Pero  invita a una pregunta tentadora: si eso sucediera, ¿cómo les iría a los robots? Abarcar más de lo que pueden no ha disuadido a las compañías en el pasado

Los pastores no lo ven útil

La respuesta de un hombre lego en la materia es terrible: el criador de ovejas y autor James Rebanks, cuyo libro autobiográfico de 2015 describe la vida como un pastor en el Distrito de los Lagos de Inglaterra.

«El robot puede ser una herramienta increíble para muchas cosas, pero no vale para nada como perro pastor«, afirma Rebanks. «Nadie que trabaja con ovejas necesita o quiere esto, es una fantasía».

Rebanks dice que los robots sencillamente no tienen las habilidades motoras o la inteligencia necesarias para un trabajo tan exigente, y que probablemente no lo harán por mucho tiempo.

«Mover ovejas no es solo estar detrás de ellas, se trata de hacer lo que el controlador le pida y, a veces, lo que se necesita hacer en función de la propia inteligencia [del perro] más allá del control de los pastores», dice. «Un cambio a la izquierda o derecha de unas pocas pulgadas puede cambiar el comportamiento  de  las ovejas, y un buen perro puede juzgar a sus animales  y qué hacer o no hacer». Esta relación entre ovejas y perros, la dinámica de dos seres inteligentes, es vital, dice Rebanks, y está enraizada en la historia evolutiva del depredador y la presa.

Disciplina con los dientes

«Las ovejas obedecen al perro, porque el ojo del perro que los intimida, y porque en última instancia puede imponer la disciplina con sus dientes», y agrega que . «Las ovejas responden como lo hacen porque evolucionaron con lobos por los que eran perseguidas«.

Agrega que, en el video de Rocos, está claro que las ovejas realmente no obedecen al robot en absoluto. «Si observas con cuidado, las ovejas se rompen y se mean, en una semana se reirían de eso«, dice. Afirma que las ovejas tienen inteligencia  y ques e darían cuenta de que el robot no tiene forma de presionarlas y “le faltarán el respeto por completo en una semana».

Por supuesto, criticar el video puede parecer un poco antideportivo, dado que ni Rocos ni Boston Dynamics están vendiendo sus productos como reemplazos de perros pastores. Pero el video representa una visión específica del futuro agrícola que es increíblemente popular en este momento. La automatización agrícola es un negocio que está creciendo rápidamente y las empresas están desarrollando una gama de tecnologías, desde granjas de cricket robotizadas hasta hidroponía automatizada.

Pero, ¿hasta qué punto deberíamos mecanizar nuestra comida, especialmente si esa comida es un ser inteligente por derecho propio?

Simplificar el trabajo

Rebanks es escéptico al extremo. La agricultura con robots y drones no hará que la producción de alimentos sea más sostenible o ecológica, dice, sino que exacerbará los problemas actuales con nuestro sistema de suministro de alimentos. «La [agricultura] más productiva y sostenible en requiere mucha mano de obra: más personas, más contacto», dice. Pero el impulso de los robots  «parte de un incesante impulso para deshabilitar, mecanizar y simplificar el trabajo agrícola para sacar a la gente de los campos, exactamente lo contrario de lo que nuestra sociedad necesita».

Para ilustrar los problemas, señala un ensayo reciente en The New York Review of Books, que describe cómo COVID-19 ha expuesto los defectos de la industria cárnica altamente eficiente pero increíblemente frágil de Estados Unidos. «La prisa por adoptar las tecnologías generadoras de eficiencia ha destrozado el Medio Oeste«, dice. «Un perro pastor que funciona con baterías es la menor de nuestras preocupaciones«.

Al final del día, dice Rebanks, el perro pastor es una solución comprobada para un problema inusual, la «tecnología definitiva para este trabajo», dice. Son criados, entrenados y vendidos por personas que respetan su trabajo; no necesitan combustibles fósiles para funcionar; y, lo que es más importante, son «un amigo y compañero de sus pastores». ¿Quién podría pedir más?

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre