Es posible que el nombre de David Ulloa no sea suene demasiado gran público que acude al cine o ve series. Sin embargo, se trata de uno de esos directores que, poco a poco y con una gran capacidad de adaptación, ha ido construyéndose una carrera profundamente sólida, tanto en la gran pantalla como en televisión. En su curriculum figuran series tan varias como Acacias 38, Física y Química, Gran Reserva o Siete Hermanas, además de documentales, programas de TV y webseries. Y, sobre todo, Pudor, un largo codirigido con su hermano Tristán Ulloa y con el que que fue nominado al Goya en la categoría de Mejor Director Novel y Mejor Guión Adaptado, además de llevarse otros premios internacionales.

Lo que nos trae a entrevistarle en la 16 edición del Festival de Cine de Sevilla es el estreno de La Peste: La mano de la Garduña, la serie creada por Rafael Cobos y Alberto Rodríguez y en la que participa como director de los últimos y definitivos capítulos. Una apuesta de Movistar+ para competir con los grandes generadores de contenidos como los HBO y Netflix, que se convirtió en su primera temporada en la más cara de la historia en nuestro país, y que se estrenó en el Festival como homenaje a la trayectoria de sus dos creadores, sevillanos ambos. 

4 meses de rodaje y otros 4 de preparación que, en palabras de David, «ha sido una experiencia muy bestia». 

¡Muy bestia! 

Sí, sí, muy bestia. Había que integrarse en un grupo de profesionales muy hecho, y que además son muy exigentes. Y sobre todo a nivel humano, empatizar con esta gente ha sido muy bestia. A nivel vital ha sido muy emocional, y eso que esta profesión es muy emocional.

Porque hacer una serie en 8 meses… ¿es mucho o es poco?

Es muchísimo para una serie. Rodar 6 capítulos de 40 minutos en 4 meses es muchísimo, es cuidar mucho el producto. En otras hay mucho menos tiempo de preparación, no digamos ya de rodaje. Yo pude ensayar todas las secuencias que dirigí, aunque también es verdad que tuve un volumen muy grande de trabajo.

Una experiencia, a todos los niveles

La experiencia no solo fue «bestia» a nivel profesional, sino también vital, y es que tuvo que desplazarse a Sevilla con su familia, y de hecho su segunda hija nació en esta ciudad. Claro que la Sevilla de ahora tiene poco que ver con la de entonces. 

¿Cómo fue tu adaptación a la Sevilla de hace 5 siglos?

Pues fue muy poco a poco, porque como digo tenía mucho tiempo para ir preparándome. Los detalles iban entrando poco a poco, de tanto hablar, de lo que se iba desgranando. Nos íbamos encontrando con los problemas, con las características de cada situación, y de ahí poco a poco me iba empapando de las características de ese siglo XVI.

La primera temporada tuvo una muy buena acogida, aunque algunos la acusaron de tener un sonido poco cuidado, hasta el punto de decir que no se entendía bien. ¿Un problema técnico, o de acento? ¿El acento andaluz, se entiende?

Yo es que soy muy defensor de los acentos. Quizá sirvió mucho de gran ayuda en esas primeras reuniones que tuvimos, 4 meses antes de rodar con sonido, porque me parece un error coger a alguien como Jesús Carroza y matar el acento, o neutralizar los acentos de los actores. Ahora que se ha puesto de moda el acento de Malaca que ha funcionado muy bien por su idiosincrasia, pues bienvenido sea. Si vemos cine polaco, rumano, o alemán subtitulado… tampoco tiene por qué entenderse perfectamente todo lo que dice un malagueño, o un sevillano, y no pasa nada. Ahí tienes a Fariña

Un thriller histórico, cuidado al detalle.

En su primera temporada, muchos pensaban que iban a ver una serie histórica, que intentaba ser fiel a hechos reales. Sin embargo, La Peste es en realidad un thriller, y en esta segunda temporada incide más en la acción. A veces parece algo como El Nombre de la Rosa, aunque en la Sevilla del Siglo XVI. ¿Qué referencias tuvisteis al rodar?

Pues está claro que te documentas. Con el ‘dire’ de fotografía hemos repasado películas como la que comentas, también Barry Lyndon, La Joven de la Perla… pero sobre todo Macbeth, la versión de Justin Kurzel, donde había mucha noche que iluminar, la bruma, el humo. Y también mucha pintura, sobre todo, Caravaggio.

Hay mucha luz natural, al menos en apariencia. El trabajo de iluminación de Kubrik en Barry Lyndon parece una referencia.

A veces nos hemos saltado el rigor histórico, para poner más velas de la cuenta (en la Sevilla de entonces, para muchos una vela encendida era todo un lujo). El director de fotografía tenía el reto de iluminar la noche con velas, con luz natural, y en este caso sí de vez en cuando reforzábamos para que no se nos quedaran demasiado oscuras ciertas situaciones, pero la base era siempre la vela. Que, por cierto, me fastidiaron los abrigos más de una vez (risas). Eso no se ve, hay gente trabajando con abrigos de verdad y después la cera no sale, tenía que llevar los abrigos a las tintorerías cada dos por tres.

Decías que se ha cuidado mucho el producto. Rodar en 4 meses es hacer solo dos o tres secuencias en un día, lo cual es un mundo para una srie. ¿Habéis rodado en paralelo, o habéis seguido el guión?

Hemos rodado mezclados, todos los capítulos a la vez. Habiendo preparado los capítulos con antelación, hechas todas las lecturas y los ensayos, podíamos no rodamos por orden cronológico, sino según los decorados, o por diferentes condicionantes.

Por último, adaptarte a una serie que no es tuya desde el principio debe suponer un reto. De hecho, Alberto se encargó de rodar los dos primeros capítulos de esta segunda temporada. ¿Te costó esa adaptación?

Pues en este caso lo tenía sencillo porque me siento muy cómo con su estilo, muy identificado con cómo cuenta las cosas. No se despega del punto de vista del personaje, intenta naturalizar las situaciones, buscar la verdad la cámara al hombro. Nada de estridencias. Sí que era un reto rodar con alguien al que tienes un poco mitificado por todo el cine que ha hecho y que te ha encantado verlo en pantalla, pero bueno también lo has mamado mucho. Yo es que he visto mucho cine de Rafael y Alberto.

La peste: rodaje con David Ulloa y Rafael Cobos
David Ulloa rodando la segunda temporada de La peste, junto a Rafael Cobos

Escrito por Ignacio Moreno.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre