El caso Camarena es conocido. La historia de su secuestro y asesinato por los capos del cartel de Guadalajara fue un punto central de la serie Narcos: México de Netflix. Kiki Camarena era un ex marine, destinado en México por la DEA, la Agencia encargada de luchar contra el tráfico de drogas. Su misión oficial era la de tener controlados a los narcos, detectar sus movimientos, localizar sus plantaciones, identificar los envíos de cocaína y marihuana y seguir el rastro del dinero. Esa era la misión oficial. Camarena era uno de esos agentes que siguen y persiguen una pista y que nunca levantan la presión sobre la presa. Uno que se tomaba la ley al pie de la letra. The last narc (El último infiltrado) es una serie documental que puedes ver en Amazon que te helará la sangre, porque te revelará las verdaderas causas por las que Camarena fue asesinado. Y esas razones o causas estaban más en Whasington que en México. La serie es trepidante y un brillante ejercicio de periodismo audiovisual. Desde FANFAN no solo la recomendamos, a The last narc le ponemos cinco estrellas. La tienes en Amazon.

¿Quién dio la orden de matar a Camarena?

El último infiltrado (The last narc) esta armada en cuatro capítulos. Dirigida por Tiller Russell, la serie reconstruye la historia de Camarena a través de los testimonios del agente de la DEA Héctor Berellez, encargado de investigar la muerte de Camarena, de Mika, la viuda de Camarena, y de varios agentes de los servicios policiales de México que trabajaban como escolta para Caro Quintero, Félix Gallardo y Fonseca Carrillo, jefes del cartel de Guadalajara.

The last narc avanza en tramos cronológicos. Conocemos la historia de Kiki, nacido en México, la de Héctor Berellez, y la de su madre, que se ganó la vida de joven como visionaria del futuro a través del tarot, y que anticipa a su hijo alguno de los tiroteos en los que se verá envuelto. La de los narcos y sus sicarios, todos con placas oficiales de la policía o de los servicios especiales contra la droga. Incluso los capos disponían de esas placas que les permitían entrar en cualquier sitio.

No existió una lucha contra la droga

Héctor Berellez es también un agente comprometido con la ley e implacable. Cuando le encargan investigar el asesinato de Camarena su primer objetivo es localizar a quienes estuvieron presentes durante las 36 horas de torturas que precedieron a la muerte del agente, asesinado a golpes. La versión principal dice que a Camarena lo querían matar los narcos porque había descubierto y desmantelado una plantación de marihuana de propiedad de Caro Quintero. Dos días después del secuestro de Camarena los narcos se llevan al piloto que le llevó en un vuelo de helicóptero en el que pudo hacer fotos aéreas de la plantación.

Ernesto Fonseca, a la izquierda, Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero

Pero en el interrogatorio había alguien más: un extraño personaje que hablaba con acento cubano. Un agente de la CIA, Félix Rodríguez, implicado en las operaciones de entrenamiento de los contras y la financiación de los grupos armados que combatían contra el régimen sandinista. Los testigos de los interrogatorios a Camarena que hablan en El último infiltrado aseguran sin dudar que el cubano que participó en aquellas largas horas de martirio es Rodriguez.

La CIA y el asesinato de Camarena

¿Qué hacía la CIA en las sesiones de tortura que terminaron con el asesinato de Camarena? ¿ Por qué le preguntaron por lo que sabía del rancho Veracruz? Rancho Veracruz era una instalación en medio de la selva, una gran finca propiedad de los narcos, que se utilizaba como campo de entrenamiento para los grupos de la contra. Los testigos afirman que en rancho Veracruz aterrizaban y despegaban aviones, que venían cargados de armas, que volvían cargados de droga.

El último infiltrado afirma que Camarena fue asesinado en una operación organizada por la CIA, con el respaldo del gobierno mexicano y el de Whasington. Camarena era «el hombre que sabía demasiado» sobre el intercambio de armas, dinero y drogas. Whasington conseguía finanzas para sostener a la contra, y los presidentes mexicanos (De la Madrid, Echeverría, Salinas) ingresaban maletas de narcodólares. En un momento del documental, Héctor Berellez afirma asqueado que en realidad la lucha contra la droga nunca existió, y que Camarena fue sacrificado como un chivo por su propio gobierno.

Una historia abierta

El asesinato de Camarena se convirtió en una leyenda. Caro Quintero fue detenido en Costa Rica en 1985. La DEA había prometido buscarlo hasta el último rincón del mundo. Camarena fue el primero de sus agentes asesinado. La figura de Caro Quintero ha sido retratada por el escritor Don Wislow en  El poder del perro. Camarena fue condenado por el crimen a 40 años de cárcel. Un tecnicismo de la ley permitió que saliera de prisión en 2013.

El documental deja un amargo sabor. Berellez es apartado de la investigación cuando está llegando al corazón de las razones de corrupción política que acabaron con la vida de Camarena. Los narcos fueron una pieza instrumental para terminar con un agente que en el cumplimiento de su deber, había llegado demasiado lejos para los intereses políticos.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre